No me cuelgues tus etereotipos de masculinidad


Muchas veces cuento que me encontré con el feminismo muy joven. En mi municipio eran muchas las que andaban en esto: organizaban un montón de cosas, sus reuniones, sus manifas, pancartas y fiestas. Claro, para los chicos del pueblo esa situación era bastante extraña, nos poníamos nerviosos, unos más que otros. Recuerdo cuando hicieron una fiesta en el Gaztetxe del municipio, cuando nos dijeron que aquella fiesta era sólo para chicas. ¡Ouch! Creo que era la primera vez que me decían que no podía estar en algún sitio por ser chico. Me habían dicho que no podía entrar a los bares porque era demasiado joven, pero ¿que mis colegas me dijeran que por ser chico no podía ir?


Si aquellas con las que iba de conciertos y fiestas me decían que preferían estar ellas solas, estaba claro que no era porque les cayera mal o por odio… ¡Eramos amigas y amigos! Tenía que haber otra explicación…


Lee el resto del post en la versión en euskera.


Un post que te hará preguntas… ¡y eres tú quien tiene que buscar respuestas! ¡Saca tu Actitud Beldur Barik!