miedo-asco


Una vez escuché a una feminista decir que el cuerpo de las mujeres es un campo de batalla. Que en el cuerpo se nos imprimen las diferencias, las opresiones, las miradas. A veces pienso que en mi cuerpo hay una guerra silenciosa. Una guerra silenciosa que sin embargo, hace mucho ruido.


Si quieres leer el post completo, pásate a la versión en euskera. Haz click aquí.


Guardar