Pasamos un montón de horas en el parque. A la cuadrilla nos gusta pasar horas en el banco del parque recordando cómo fue la noche de jaia, preparando la jaia de ese día, hablando de todo un poco. Un día que andabamos por allí se acercaron un par de txikis correteando, jugando cerca de donde estábamos. Una chica y un chico. Tendrían unos tres años... Me gustan las y los txikis, pero no suelo comentarlo entre la cuadrilla porque ponen cara rara cuando alguien les ha dicho algo así. Es algo que no termino de comprender...

Si quieres seguir leyendo nuestro post, pásate a la versión en euskera. Haz clic aquí.