Querida amiga, ha llegado el día: TENEMOS QUE HABLAR. Y sí, vamos a empezar con la frase cliché por antonomasia: NO ERES TÚ, ES EL SISTEMA. A estas alturas de la película tenemos claro no, requeteclaro, que el sistema establecido, tal como tenemos montado el chiringuito, nos lleva pasito a pasito suave-suavesito a emparejarnos. Mires a donde mires, todo a tu alrededor está organizado en parejas y familias nucleares. Peeeeeeeeeeero, nosotras, que llevamos del orden de cien posts trabajando y teorizando sobre la autonomía personal, sabemos que siempre se está mejor sola que mal acompañada. Ahora bien, ¿Quiere decir ésto que tenemos que encerrarnos en el baño más cercano con pestillo? Pues no soy yo amiga de la socialización vacía y superficial, pero tampoco es plan de pasarte el día viendo Juego de Tronos en tu casa aislada sin relacionarte con nadie. ¿No? Porque digo yo que puede suceder, que en algún momento, conozcas a alguien interesante... Y cuidado, que nosotras no estamos por la jerarquización de las relaciones, y que estamos seguras de que esa persona interesante BAJO NINGÚN CONCEPTO eclipsará la relación fabulosa que tienes con tu hermana, con tu mejor amiga o con tu cuadrilla... Pero en fin... seamos realistas... Dar y recibir mimos de vez en cuando tiene su encanto. ¿No? ¡Claro que sí, Guapi! Por eso mismo, esta semana intentaremos hablar de cómo crear nuevas relaciones personales positivas. ¿¿Qué te parece?? ¡¿A que te encanta?! ¡¡PUES VAMOS ALLÁ!!


¿¡Abracadabra!?

Vale, puede parecer que la chorrada del siglo que la gente repite una y otra vez como si fuera verdad, tiene algo de sentido... pero por mucho que te vengan con la cantinela esa de “cuando menos te los esperes llegará el amor”, tú haz oídos sordos, porque no hay por donde cogerlo. ¿Por qué? Porque el amor no es magia potagia. Me explico: para empezar hay muchos tipos de amor, y no nos gusta poner el amor romántico por encima del familiar, del amistoso o del que le tengas a tu perro. No hay necesidad de mezclar churras con merinas, y cuando las cosas son diferentes... ¿¡Para qué compararlas y hacer un ranking!? Mira a tu alrededor y piensa cuántas veces has discutido con la persona que tienes más cerca en estos momentos. ¿Cuántos líos habéis tenido? ¿Cuántos desencuentros interminables o lo que también podríamos llamar movidones del tamaño del Everest? ¿Y realmente te crees que el AMOR, así con mayúsculas entrará por la puerta de tu casa perfectamente equipado con todo lo que te gustaría? No quiero ser aguafiestas, pero me temo que no. Lo que sí es posible que pase, es que conozcas a una persona que te caiga bien, con quien te guste pasar tiempo, te diviertas, te entiendas y por la que sientas atracción física. Es más, con que conozcas alguien que cumple un par de estos requisitos, ¡¡Date con un canto en los dientes!! El amor y las relaciones sanas se CONSTRUYEN, no “aparecen cuando menos te lo esperes” debajo de la alfombra.



En el siguiente post continuaremos dando esos pasos que son super importantes para crear esas relaciones sanas y saludables. ¡A vivir el amor con Actitud Beldur Barik!