Hemos hablado en varias ocasiones sobre la diversidad corporal. Mirad a un lado, ahora al otro. La gente que tienes cerca, amigas y amigos, conocidas y conocidos... tú misma o tú mismo... todo el mundo tiene cuerpos distintos. Y así, en toda esa diversidad, no sé por qué (o bueno, me hago una idea...) empezamos/empiezan/se empiezan a instalar creencias sobre nuestros cuerpos, prejuicios, juicios. que si estoy gorda o gordo, que si soy demasiado delgada o delgado, que si tengo la nariz grande, que si el culo pequeño, que si el culo grande, que si las tetas demasiado grandes siendo chico, demasiado pequeñas siendo chica... Los estereotipos de belleza se nos pegan a nuestro cuerpo y quitárnolos de encima es una tarea dura... ¡pero no imposible! ¡A esto le llamamos vivir los/nuestros cuerpos con Actitud Beldur Barik!


Muchas veces también os hemos lanzado esta pregunta que tiene una respuesta facil y dificil al mismo tiempo: ¿quién decide qué es bonito/feo, normal/no normal... capaz/no capaz? ¿Quién establece cuando hablamos de sexualidad qué es lo normal y lo no normal? ¿Por qué hay modelos de sexualidad que se tienen por buenos/normales y otros se alejan a los márgenes? ¿Y qué pasa si la gente que estamos en los márgenes nos miramos y vemos que somos un mogollón de gente? ¿Que los margenes no son tan margenes?


Hoy también vamos a hablar sobre los mitos. Concretando... Sobre los mitos de las personas que tienen diversidad funcional y sobre los mitos de sus sexualidades.

Si quieres seguir leyendo, viviendo los cuerpos y las sexualidades libremente, pásate a la versión en euskera. Haz clic aquí.