krispetak

Domingo. El sábado se ha ido (ponerle entonación de John Snow) y también con él el viernes. Y el lunes está más cerca cada vez... ¿Pero cómo se pueden pasar los fin de semanas tan rápido? El viernes todo son intenciones de lo que vamos a hacer y.. ¡Zas! De repente viene el domingo tarde, con toda su tristeza... Y como si eso no fuera suficiente, encendemos la tele y nos vemos diciéndonos a nosotras y nosotros mismas... "Voy a ver una peli de esas, romanticona". ¿Pero qué me pasa?

Parece como si me entraran ganas de ver sufrir a Tom Hanks, Julia Roberts, Hug Grant, Drew Barrymore, Ryan Reynolds, Rachel McAdams, Sandra Bullock, Ryan Gosling, Lily Collins, Renee Zellwegger... Bueno, sufrimiento, pero con ese final que todas y todos sabemos, claro. Es como si quisieramos que esas vidas que aparecen en la pantalla fuesen las nuestras... ¡Buf! Yo paso, la verdad. Paso de sufrimiento, de control, de pertenencia... A todo eso le digo que no y digo que ¡Sí a la libertad, a la alegría, a las ganas, al deseo!


Normalmente las pelis de amor tienen la misma propuesta. Chico conoce a chica (sí, así es... ¿Por qué son tan heterosexuales las pelis de amor?), al principio no tienen buena relación, o la chica no muestra interés en conocer más al chico, o son amigos... y siempre hay en el guión un motivo por el cual sufrir: que si son de diferentes clases sociales, que el chico tiene un pasado oscuro, que si los padres y las madres se oponen a la relación, o que la chica es extraterrestre, y en otros caso... ¡También puede ser bruja! Pero con esa creencia de que el amor puede con todo la peli avanza. A veces, muchas, se separan y con esa idea de "para siempre", se encuentran en ese futuro y los sentimientos florecen... Venga, dinos... ¿En cuántas pelis has visto cosas así? ¡Fijo que en un montón!


Para seguir leyendo el post, pásate a la versión en euskera. Haz clic aquí.


Guardar