Piensa, discute y actúa
con actitud Beldur Barik

Sabemos cuáles son los modelos de belleza. Y avisamos... ¡Estamos con fuerza para hacerles frente! Porque nos limitan, porque no nos deja disfrutar y vivir nuestros cuerpos de la manera que queremos, nos merecemos y se merecen (nos referimos a nuestros cuerpos). Tenemos que ser perfectas y perfectos. Y si no lo somos (una cosa os vamos a decir... es imposible ser perfecta o perfecto, vamos, que la perfección no existe. No hay un trabajo perfecto, una pareja perfecta, un cuerpo perfecto...), entonces tenemos que ser normales (y toooodo lo que se sale de esa normalidad impuesta por la sociedad, es raro, anormal). Pero a estas alturas ya sabéis de qué hablamos. ¿Que de qué? ¡De todo ésto!


¡Vamos a despertar a las y los zombies! ¡Con nuestros gritos, con nuestra Actitud Beldur Barik!



¡Somos como somos! Venga... una tarea... vamos a querernos a nosotras y nosotros mismas y mismos.. ¡Viste como quieras! ¡Tu cuerpo, tus normas!



¿Quién establece las normas? ¿Quién establece qué es normal-bello-perfecto? ¡Paso de esos físicos "ideales"! ¡YO también soy un 10!



El espejo no tiene ninguna "culpa"... Cuando nos miramos al espejo y surgen este tipo de mensajes... ¡No culpes al espejo! ¡Ni caso a los modelos de belleza! ¡Con esos sí que tenemos que romper!



¡Sé tu misma o mismo! ¡Y ni caso a lo que el resto dice! ¡Decide tú quién y cómo quieres ser!



Hemos dicho que tenemos que amar nuestro cuerpo, en su totalidad. Nos quieren hacer creer y que pensemos que hay que sentir vergüenza con ciertas partes de nuestro cuerpo... Pues aquí tenemos un vídeo sobre la regla y sus tabúes (¿os acordáis de los anuncios de compresas? "¿A qué huelen las nubes?"), misterios, mitificación... Pincha aquí si quieres volver a leer este post sobre la regla.


Este trabajo nos habla de muchísimas cosas... ¡Vamos a convertir en realidad lo que soñamos!



¡Recordad que no somos perfectas ni perfectos! ¿Quién quiere serlo? ¿Y qué pasa cuando eres diferente? Pero es que, verdaderamente, ¿Queremos ser iguales? Sorry... it's imposible... Y aparte de ser imposible... ¿Os imagináis un mundo donde todas y todos fuésemos iguales? ¡Menudo rollo! Vamos a vivir con Actitud Beldur Barik nuestras mentes, ideas, cuerpos, pensamientos, nuestras diferencias!


Si andas dándole vueltas a todo esto, coge la cámara y mándanos tu trabajo sobre esta reflexión. ¡Participa en el Concurso Beldur Barik 2017! ¡Estamos esperando vuestros trabajos!

Estamos a mitad de octubre, y como hoy se nos ha ocurrido hacer un poco de memoria, os voy a preguntar lo siguiente: ¿Qué tal te fué el verano? ¿Fuiste a la playa? ¿Te pusiste esos pantalones que tanto te gustan? ¿Igual minifalda? ¿Te atreviste a sacar esas transparencias del armario? ¿Este verano ha sido biquini, bañador o nudismo? Pero realmente lo que quiero preguntarte después de todo esto es un ¿¿¿POR QUÉ??? muy alto... Así que vamos a comenzar de nuevo el cuestionario:




  • ¿Qué tal te ha ido el verano? ¿POR QUÉ?

  • ¿Fuiste a la playa? ¿¿POR QUÉ??

  • ¿Te pusiste esos pantalones que te gustan tanto? ¿¿¿POR QUÉ???

  • ¿Igual fue minifalda? ¿¿¿¿POR QUÉ????

  • ¿Te atreviste a sacar esas transparencias del armario? ¿¿¿¿¿POR QUÉ?????

  • ¿Este año qué ha sido protagonista? ¿El biquini, el bañador o el nudismo? ¿¿¿¿¿¿POR QUÉ??????


¿Las respuestas a las anteriores preguntas en qué pueden cambiar? Prepárate, porque en este post vamos a hablar d ela NORMA ESTÉTICA.

Norma esteti... ¿QUÉ? Si, si, vamos a reflexionar de lo que en castellano llamamos NORMATIVIDAD. Vamos a intentar comprender porqué nos parece normal lo que tomamos por NORMAL.


Así que vamos a comenzar... (sonido de tampores y trompenas, por favor...).




  1. ¿Tenemos cuerpos?

  2. ¿Vivimos en esta sociedad?


Si la respuesta a las anteriores cuestiones ha sido afirmativa... pásate a la versión en euskera para seguir leyendo. Haz clic aquí.

 
desnudo

No sé ni cuántas pieles nos vestimos a la mañana. Puede parecer que nos levantamos desnudos, pero no es así. Cuando nos despertamos, cuando estamos debajo de la ducha también, tenemos más pieles encima de nuestra piel. Ésto me recuerda que Miren Gaztañaga decía algo parecido, a su manera y forma, en la obra Stereo.



Yo, cuando estoy en la ducha, miro mi cuerpo desnudo, y a veces tengo muy claro cuál es la piel que me viste. Una de ellas es la de ser chico, pero otra es la de ser joven, otra la de haber nacido aquí... Y así, un montón de pieles.

Después de la clase de gimnasia, cuando estamos en la ducha, tampoco estamos desnudos. La piel de ser chico nos viste pero que muy bien, está pegada. Nos miramos unos a otros, y surgen las preguntas en nuestras cabezas, aunque nadie las dice en alto: ¿Pensará el resto que soy gordo? ¿Les importa? Y el típico cuerpo de chico cañón deportista y el mio... No tienen, mucho que ver, ¿no? ¿Y la entrepierna? La mia no es tan grande, no es tan impresionante, no se me nota debajo de los pantalones...

Si quieres seguir leyendo, pásate a la versión en euskera (haz clic aquí).

Guardar

Bueno esta afirmación es otra gran mentira que los chicos nos seguimos creyendo. Y con esto no estoy diciendo que el porno sea algo malo o algo que no nos aporte placer. Lo que quiero decir es que muchas veces, los consumidores de pornografía, nos creemos que somos sexualmente más libres porque estamos viendo algo que se supone algo tabú. Aun así, el porno nos ayuda como herramienta a la hora de explorar nuestra sexualidad. Y sigue siendo muy válido para que podamos experimentar, crear y desarrollar nuevas formas de placer. Alimentando así nuestra manera de disfrutar de los deseos. Pero, ¿y que pasa con los modelos que la pornografía transmite? Empecemos desde el principio...


La pornografía, desde sus inicios (hace mucho) ha sido un recurso básico para el desarrollo de la sexualidad humana. Un recurso visual, para poder imaginar una sexualidad alternativa, fuera de todas las prohibiciones. Una dimensión donde la erótica de las fantasías alimenta las prácticas sexuales.


Pero no olvidemos que hasta hace muy poco, las mujeres (más de la mitad de la población), no han tenido una sexualidad reconocida. Ya que se pensaba que el único papel sexual de la mujer en este mundo era la reproducción. El resto de tesoros sexuales solo se reservaban para los hombres.


Teniendo esto como premisa, no es difícil pensar que la sexualidad hasta ahora ha tenido cara (y cuerpo) de hombre; de ahí que todavía vivamos en una sociedad androcéntrica.


Una sociedad donde todavía se entiende que el hombre tiene que ser activo sexualmente y la mujer pasiva; con todo lo que ello conlleva.




Ya que, los hombres tenemos todo el peso y la presión de...

  • Saber siempre lo que queremos sexualmente (y lo que quiere el resto).

  • Demostrar nuestra virilidad a través de la potencia sexual.

  • Conocer todo tipo de prácticas sexuales.

  • Ser siempre los que tienen la iniciativa sexual.


Y las mujeres viven la sexualidad como si...

  • Ellas no serían las dueñas de sus cuerpos (ni de sus deseos).

  • No serían capaces de recibir placer (independientemente de su capacidad reproductiva).

  • Fuese una moneda de cambio para conseguir una relación duradera y estable.

  • Ellas mismas fuesen otro medio para el placer sexual masculino.


¿Y todo esto tiene remedio? Pues la respuesta es clara: “¡por supuesto!”.

Si en general el remedio pasa por ser críticos con lo que vemos y reproducimos; con el porno pasaría lo mismo, tendríamos que ser más críticos con lo que más nos oprime y poder cambiarlo poco a poco.

¿Y que quiero decir cuando digo que el porno nos oprime a todxs?

Pues solo basta con analizar qué papel tienen los hombres y las mujeres en el porno y como lo trasladamos a nuestras propias experiencias.

Ya que hoy en día, en las películas pornográficas (aunque haya mucha oferta y todo tipo de prácticas) el placer del hombre sigue siendo central; y no a cualquier precio.

Por ejemplo, en demasiadas ocasiones, vemos en las pelis porno como el chico es el que adopta una actitud activa y dominante y la chica el de sumisa y dominada. Y esto no es precisamente partir de ninguna igualdad real; ya que nos resultaría extraño ver los roles cambiados.

Y qué decir de los cuerpos tan perfectos que aparecen en estas películas; cuerpos depilados y de gimnasio; con una buena carga de tetas y penes grandes. O de las prácticas sexuales que vemos en estas películas, que casi siempre giran alrededor del orgasmo masculino. Como si no hubiese diversidad de cuerpos o de prácticas…

¿Acaso no existen películas que se salgan de estos moldes?


Haberlas haylas, pero no son de consumo generalizado y además no son películas que nos atraigan mucho a los chicos. ¿Pero por qué? Pues simplemente porque nos han enseñado a ser los sujetos y no los objetos del juego. Nos han enseñado a tragarnos toda esa mentira de que el porno nos hará libres.

Pero no nos engañemos; el porno además de ayudarnos a aprender practicas o fantasías nuevas, también nos presiona y nos dice como deberíamos de ser para ser sexualmente invencibles.

Debido a los tamaños “poco comunes” de genitales masculinos en el porno, muchas veces hemos comparado nuestro pene con el tamaño de pene de algún compañero. Debido a que en el porno prima la penetración, los chicos no aprendemos que las mujeres pueden recibir mucho más placer mediante el clítoris y no mediante la cavidad vaginal.


Debido a que el porno es heterocentrista, nos hemos creído que solo una mujer nos puede proporcionar placer. Debido a que el porno nos dice que los hombres duran mucho, muchos chicos sienten presión y sufren de “eyaculación precoz”. Y así una larga lista de razones por las que los chicos NO siempre gozamos o sacamos algo bueno del porno.


Aun así, no nos desesperemos; existen otros tipos de pornografía. Entre ellos, empieza a tomar fuerza la pornografía desde un enfoque feminista. Una pornografía que no es fácil de encontrar (ni de consumir), ya que rompe con los estereotipos y enfoca la sexualidad de una manera más sana e igualitaria. Pero una pornografía que realmente SI nos hará más libres. Ya que, sin dejarse llevar por los mandatos de género, plantea el placer como algo universal. No cosifica ni al hombre ni a la mujer e intenta darle la vuelta a todos los factores que hacen que el porno “convencional” sea a veces tan frustrante y excluyente. Así que, os recomiendo que si consumís porno, este sea ético y a poder ser feminista.


¿Quieres ser realmente libre?


Ibai Fresnedo


 

Hemos hablado en varias ocasiones sobre la diversidad corporal. Mirad a un lado, ahora al otro. La gente que tienes cerca, amigas y amigos, conocidas y conocidos... tú misma o tú mismo... todo el mundo tiene cuerpos distintos. Y así, en toda esa diversidad, no sé por qué (o bueno, me hago una idea...) empezamos/empiezan/se empiezan a instalar creencias sobre nuestros cuerpos, prejuicios, juicios. que si estoy gorda o gordo, que si soy demasiado delgada o delgado, que si tengo la nariz grande, que si el culo pequeño, que si el culo grande, que si las tetas demasiado grandes siendo chico, demasiado pequeñas siendo chica... Los estereotipos de belleza se nos pegan a nuestro cuerpo y quitárnolos de encima es una tarea dura... ¡pero no imposible! ¡A esto le llamamos vivir los/nuestros cuerpos con Actitud Beldur Barik!


Muchas veces también os hemos lanzado esta pregunta que tiene una respuesta facil y dificil al mismo tiempo: ¿quién decide qué es bonito/feo, normal/no normal... capaz/no capaz? ¿Quién establece cuando hablamos de sexualidad qué es lo normal y lo no normal? ¿Por qué hay modelos de sexualidad que se tienen por buenos/normales y otros se alejan a los márgenes? ¿Y qué pasa si la gente que estamos en los márgenes nos miramos y vemos que somos un mogollón de gente? ¿Que los margenes no son tan margenes?


Hoy también vamos a hablar sobre los mitos. Concretando... Sobre los mitos de las personas que tienen diversidad funcional y sobre los mitos de sus sexualidades.

Si quieres seguir leyendo, viviendo los cuerpos y las sexualidades libremente, pásate a la versión en euskera. Haz clic aquí.

¡Transformemos en conjunto! Recibirás un email con un boletín que recoge todas las novedades del mes. ¡Sé la/el primera/o en enterarte de todo!

¡Síguenos en las
Redes Sociales!

Facebook Twitter RSS YouTube Instagram Telegram Spotify