Piensa, discute y actúa
con actitud Beldur Barik

De nuevo estamos aquí con el tema de la depilación, los pelos... Si, otra vez. Puede que sea señal de que nos gusta el tema. O también es ese empeño (y lo vamos a conseguir) de cuestionar los estereotipos y la imposición de las normas e ideas de que hay que tener un cuerpo "normal"-perfecto. Así somos. Como bien dice IRMO:


EDERRAK, AHULAK, EMAKUME MUTUAK,


ARGALA, HAUSKORRAK NORTASUN ZAPALDUAK,


ILERIK, GRANORIK, KILORIK GABEAK


HORRELA NAHI GAITU GURE GIZARTEAK.


Si quieres leer el post completo... ¡pásate a la versión en euskera! Haz click aquí.


captura-de-pantalla-2015-10-02-a-las-2-53-36-p-m


 

Guardar

Guardar
12473910_1699642533604289_2103452638920688508_o 12514050_1700361446865731_5964334069238023618_o 12593469_1699992950235914_5311468731895534929_o 12593996_1702010796700796_645350431302170722_o 12605502_1700863050148904_5552808471948234498_o 12615179_1699642520270957_3704401866547017914_o

"Vivimos en una sociedad obsesionada con los cuerpos de las mujeres: los exhibe y los tapa, los sexualiza y los degrada, los adora y los teme. Se nos ha enseñado a idolatrar los cuerpos ficticios y a despreciar, ridiculizar y censurar los cuerpos reales. Las revistas "femeninas" nos exigen que nos queramos tal y como somos mientras que nos indican amablemente que somos demasiado gordas, o demasiado flacas, o demasiado planas, o demasiado prominentes, para que nadie nos quiera nunca. Sólo se nos permite aceptarnos si cumplimos patrones que, antes de pasar por photoshop, no existen.
Ante esta anulación de nuestros cuerpos, nosotres nos reivindicamos diverses y reales. Frente a la imposición imposible de lo que deberíamos ser, de lo que deberíamos mostrar y de lo que deberíamos ocultar, hemos decidido manifestar con esta campaña el derecho de todos los cuerpos y de todas las personas a existir sin culpas.
Porque nuestro cuerpo es real, los estereotipos no."


Feminismo Unizar


Escuchar es muy importante. No escuchar como uno de nuestros sentidos. Si no escucharnos a nosotras y nosotros. A nuestros cuerpos. No lo que nos dicen, cuentan, venden los anuncios, las revistas o los estereotipos de belleza. "Si, claro, eso es muy facil decirlo... ponte tú en mediodel pasillo diciendo que quieres escuchar a tu cuerpo, no lo que te dice ese grupo de chavalas y chavales que te escanean con la mirada. Que tu cuerpo te dice que no estás enferma porque estés gorda, que no soy anorexica porque esté delgada, que no estoy incapacitada o incapacitado porque me mueva en una silla de ruedas, que porqe siendo chico me guste maquillarme no soy una nenaza ni un marica (y si lo soy, esto no es asunto de nadie si lo soy, a no ser que yo lo quiera...)". Sabemos que es una lista muy larga, lo sabemos.


Opiniones. Opiniones acerca de nuestros cuerpos. Opiniones que no hemos pedido. Que incluso las hemos dado sin que nos las pidan. Aquí cualquier persona está legitimada a dar opiniones.

Si eres chica, se supone que vives para recibir esas opinines, desde pequeñas se nos enseña a recibir esas opiniones, hacerlas nuestras, recibir los golpes elegantemente como si estuvieramos en un ring. Vamos, que es mejor no hacerles frente... y las interiorizamos, las hacemos nuestras, nos las creemos. ¡Estamos hartas! Aquí lo que nos cuentan Locas del coño en una de sus publicaciones:


"En este sistema patriarcal, todas somos cosificadas y valoradas por nuestro cuerpo; la mujer es tratada como un objeto de deseo a merced del hombre, sujeto de poder. Se nos exige permanecer deseables según el canon de belleza establecido. Se entiende pues, que nuestro cuerpo siempre puede ser modificable, perfeccionado, para alcanzar reconocimiento social a través de la mirada masculina. Todas, absolutamente todas, recibimos comentarios malintencionados, valoraciones no demandadas, palabras obscenas o palabras de desprecio por nuestro cuerpo, consejos sobre como ser y estar. La mujer gorda es juzgada como una persona incapaz de perder peso, una vaga que no se mantiene saludable. La hipótesis de una posible depresión justifica su realidad corporal. A la mujer delgada se le aconseja coger algo de peso y se le insinúa padecer alguna enfermedad o anorexia. Del mismo modo, se le atribuye la incapacidad de comer saludable y la posibilidad de ser inestable emocionalmente (porque como ya sabéis, las mujeres somos todas unas histéricas)."



Con este vídeo también queremos recomendaros un artículo de Klitto sobre este tipo de publicidad, esa que llaman publicidad inclusiva. Haz click aquí para leer el artículo.


Si quieres seguir leyendo, pásate a la versión en euskera. Te lo ponemos facil. Haz click aquí.

Nos hemos pasado un mes, el mes de septiembre, hablando del amor romántico. Espero que una cosa nos haya quedado clara. Que durante años se nos ha impuesto (vale, ha sido el heteropatriarcado, en ese afán de mantener a las chicas pasivas, objeto de deseo, pacientes... y a los chicos activos, sujeto de deseo y poderes, impacientes) cómo es el amor de verdad, el verdadero, el bueno. Ese que es romántico a no poder más. Porque lo que más mola es ser romántico o romántica... Ante todo esto sólo nos queda decir... ¡os hemos pillado! Y no, no vamos a caer en las redes del amor...



Como tampoco vamos a caer en esa imposición de ser de una manera específica (la que nos corresponde a nuestro género y que viene impuesta por unos requisitos y normas) y tener un cuerpo específico. Como dice una amiga... estamos hartas de tantas imposiciones, de tanto tener que ser, queremos desear ser lo que somos, gustarnos, establecer una relación saludable con nosotras y nosotros mismos, con nuestros cuerpos, con nuestras (im)perfecciones,



querer nuestros pelos, nuestros no pelos,



nuestras reglas,



nuestras panzas y estrías,


12593996_1702010796700796_645350431302170722_o


querer nuestro ser diferente, visibilizar la diferencia, porque como comentamos anteriormente... sólamente es miedo a la difencia...



Lo sabemos, es muy fácil decir “quiérete a ti misma”. Podemos estar empoderadas y empoderados con respecto a nuestros cuerpos, pero el bombardeo diario ya sea en la calle, en el instituto, en el gimnasio, en el supermercado, en la familia, en la cuadrilla, en los medios de comunicación, en la música, en la publicidad, etc. no cesa.


Párate un momento en el pasillo de la ikastola, de la escuela, del instituto, de la uni. Mira a tu alrededor. ¿Acaso tenemos todo el mundo el mismo cuerpo? Hay tantos cuerpos como personas. ¿Por qué creéis que algunos son mas penalizados que otros? ¿La belleza es subjetiva? ¿El deseo es construido? Sabemos que os rondan las respuestas por la cabeza. Vamos poco a poco. Disfrutemos del paseo por el pasillo.


Vamos a soñar. ¿No os gustaría vivir en un mundo en el que todos los cuerpos fueran igualmente deseables/deseados? ¿Un mundo en el que tu/su cuerpo nunca pudiese ser un insulto? Volvamos al pasillo.


Desgraciadamente esto aún es una utopía. Seguro que en este momento os estarán viniendo a la cabeza recuerdos en los que habéis sido protagonistas de estas violencias. Tanto padeciéndolas como, quizás de forma inconsciente, ejerciéndolas. No cunda el pánico.


Durante los próximos posts hablaremos de estas discriminaciones, las diseccionaremos y daremos pistas para reconocerlas, denunciarlas y hacerles frente. ¡¡Trataremos de poner en valor la diversidad, las disidencias corporales y con ello, esbozaremos ese mundo en el que los cuerpos sean espacios de libertad y disfrute!! ¡Disfrutemos, vivamos nuestros cuerpos con Actitud Beldur Barik!


Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

¡Transformemos en conjunto! Recibirás un email con un boletín que recoge todas las novedades del mes. ¡Sé la/el primera/o en enterarte de todo!

¡Síguenos en las
Redes Sociales!

Facebook Twitter RSS YouTube Instagram Telegram Spotify