Son las actitudes que muestran un compromiso personal o colectivo para revertir las manifestaciones de la cultura machista y la violencia sexista. Esto es, las actitudes que muestran cómo hacemos frente chicas y chicos a las situaciones de desigualdad. Están basadas en el respeto, en la libertad, en la autonomía, en la corresponsabilidad y en un firme rechazo de la violencia. Todas las personas tenemos la capacidad para transformarnos a nosotras mismas y nuestros cuerpos. El deseo del  programa Beldur Barik consiste en colaborar en esos procesos de empoderamiento. En este camino, consideramos imprescindible visibilizar personas que transgreden el modelo cultural actual a través de sus actitudes, sus iniciativas, sus cuerpos o sus expresiones, y que se conviertan en referentes para otras personas jóvenes. Vemos primordial también identificar y hacer frente a los micromachismos, esas manifestaciones de violencia tan sutiles que naturalizamos y son la base de la cultura machista donde nos desarrollamos como personas, donde nos interrelacionamos. Por eso hablamos de cuerpos, de sexualidades, de amor, de estrategias para enfrentar la violencia sexista… porque son temas que conforman las vivencias de las y los jóvenes en su día a día, porque vemos imprescindible identificar dónde se da el sexismo y ofrecer herramientas para enfrentarlo y superarlo.