Piensa, discute y actúa
con actitud Beldur Barik

Idatziak

(Si crees que este trabajo merece ganar el Premio Popular Beldur Barik, de 300 euros, pincha en “Votar”)
Egilea: Sara Mauleón Carbayo

Kategoria: 1. (12-17 urte)

Herria: Vitoria-Gasteiz

Etxeko atea nire begi bistan dago. Irteera niregandik metro batzuetara dago, hain hurbil, eta hain urrun. Beldurra geldiarazten nau. Bide desegokia hartzea errazegia da. Gauero hotzikarak esna mantentzen naute. Gelakide bakarrak izatea nahiko nuke, behintzat, nire sentimenduak bakean uzten baitituzte. Orain, galdera bat gehiegi kezkatzen nau. Barkatu, ez da galdera kezkatzen nauena, erantzuna baizik. Eta bai, zer, zer gertatuko litzateke egia esango banu? Hauxe bai galdera madarikatua. Zer, zer da gertatu ziratekeena? Berriz ere bere irudia burura etorri zait eta instintiboki nire alabatxoaren logelara hurbiltzen naiz. Egia esanda, nire bizia sakrifikatzea ez zait axola neskatoa osasuntsu et salbu jarraituz gero. Edozer egingo nuke beragatik. Edozer.

“Laura, familia on eta orekatsu bat izateko eskubidea daukazu. Berehala heldua bilakatuko zara eta zure iragana gogoratzean hau ikusiko duzula jakitea, gehiegi tristatzen nau. Ez, ez da bidezkoa. Hori gehiegizkoa da, laztantxo.”

Bere logelako atea irekitzen dut ondo dagoela egiaztatzeko. Eta bai, hor dago, lasai-lasai lo egiten eta arnas motel batekin. Hau ikustean, irribarre bat nire ahotik ihes egin du, eta nahiz eta ispilu bat aurrean ez izan nire irudia ikusteko, segur aski sufrimendua isilik gordetzen duen aurpegia honek, alaitasunezko bat-bateko distira bat erakutsi du. Orain, bere ondoan lo egiteko sekulako gogoak etorri zaizkit. Baina, zoritxarrez, segundo batzuk bere ondoan esertzearekin konformatu beharko naiz.

“ Zure aita etortzear dago".

Segundo mirarigarri hauek beti nire bihotzean gordeko ditudala ahopeka hitz eman, eta muxu bat masailean emanez “laster arte” batekin logelatik ateratzen naiz.
Momentu honetan gogoratu dut hainbat aldiz nire buruari egunero esaten diodana: “Zugatik, edozer.”

Beraz, berehala telefonoaren bila presaka joaten naiz damutu baino lehen.
Hiru zenbaki, eta libre izango nintzen.
Baina, eta enteratuko balitz? Zer egingo luke? Edozer. Bera ere edozer egiteko kapaza da, baina “niregatik”.

Zenbakiak markatzen baditut, edozein leku eta momentu nire amesgaiztoen eszenarioak izango dira. Ala ez? Eta nahasi egin banaiz?Eta dena ondo ateratzen bada? Gehiegi itxaron dut eta beldurra atzean uzteko momentua heldu da.

Animo, Lauragatik, niregatik. Animo. Zero … bat …. Eta sei! Azkenean, lortu dut, beldur barik markatzeko kapaza izan naiz.

Orain bai ez dagoela atzera egiterik. Kontatu dut. GUZTIA. Nork esango lidake istorio honetako protagonista izango nintzatekeela?

Azkenean, telefonoa bere lekuan uztean, atea irekitzen da.

Bera, erruduna, nire bizia pikutara bidali duen gizon bera, atetik sartu eta muxu bat eman dit. Hau bai sekulako ironia. Gezurti halakoa!

Bai, orain ziur nago, hau behingoz bukatu behar da eta bukatuko da, nire alabatxo Laura maitagarriagatik, eta nire bizi beragatik.
(Si crees que este trabajo merece ganar el Premio Popular Beldur Barik, de 300 euros, pincha en “Votar”)
Egilea: Juan Felipe Lopera Velasco

Kategoria: 1. (12-17 urte)

Herria: Vitoria-Gasteiz

Acababan de casarse, hasta ahora eran una pareja de lo más normal, se querían mucho. Ella era una chica fuerte y trabajadora, él no trabajaba porque ella no le dejaba, ella sólo quería que él se quedara en casa limpiando, haciendo la comida y cuando tuvieran hijos, él se quedaría a cuidarlos en casa . Ella acababa de conseguir un trabajo en una importante empresa y cada día llegaba tarde y cansada pero le consolaba que él la estuviera esperando en casa con la comida hecha. Hasta que un día a él no le apetecía cocinar y ella llegó a casa muy cansada deseando que la comida estuviera hecha, pero no lo estaba.

Ella se enfadó un poco y le preguntó a él que por qué no había hecho la comida y le contestó que estaba muy cansado de cocinar y que por qué no salían a cenar como antes a bailar y disfrutar de la noche. Ella se enfadó aún más diciéndole que no para de trabajar para que tuvieran una vida y lo único que pide es que la comida esté hecha cuando ella llegue; y empezaron a discutir ella cada vez estaba más enfadada, él le estaba empezando a tenerle miedo pero seguía defendiendo su idea de que por lo menos podían salir de vez en cuando y ella seguía enfadándose hasta que no aguantó más y le pegó a él. Ella salió
corriendo, después de lo que hizo y él se quedó en el suelo tumbado llorando pensando en que quizás se lo merecía que ella sólo quería que él cocinara, nada más. Ella volvió al día siguiente con un ramo de rosas blancas, sabía que eran sus favoritas, y le pidió perdón, diciéndole que no volvería a pasar y que esta noche saldrían a cenar por ahí. El con los ojos llenos de lágrimas y con un moretón en el ojo, sonrió y aceptó su oferta.

Pasaron los días y él conoció a unos nuevos amigos con los que empezó a salir. A ella no le importaba que se divirtiera un poco ya que ella también lo hacía con sus amigas. Hasta que, un día el se estaba preparando para salir con sus amigos de fiesta, se había peinado, y se había echado colonia y se había puesto ropa con la que cualquier chica caería a sus pies; pero ella lo vio y se empezó a poner nervioso y le preguntó porque se había
arreglado tanto, a dónde iba tan arreglado y provocativo. El le respondió que sólo iba a salir con unos amigos de fiesta nada más, que sólo iba a divertirse un poco. Pero ella le ordenó que se quitase esa ropa porque era muy provocativa y él se negó .y otra vez volvieron a discutir, y el final, fue más duro que el anterior porque le había pegado más fuerte y él se había chocado con la pared. Y como la vez anterior volvió con un ramo de rosas blancas pidiéndole perdón mil veces hasta que ella le perdonó.

Pero esto no acabó ahí. Pasaban los días y volvían las discusiones, volvían los golpes cada vez más fuertes, volvían los pensamientos de que él se lo merecía, de que él se merecía que ella le pegara y volvían las rosas blancas hasta que él acabó en el hospital y decidió acabar con esa relación. Pero cuando salió del hospital ella iba todos los días a su casa pidiendo perdón con un ramo de rosas blancas en la mano y él cada día sentía más miedo, así que decidió pedir una orden de alejamiento y se la concedieron. Pero la historia no acaba aquí, cuando ella se enteró de que le habían puesto una orden de alejamiento se enfadó como nunca, y acabó en un bar borracha, del que tuvieron que echarla. Así que ella a pesar de la orden de alejamiento fue a la casa de él, con otro ramo de rosas. Como él no le abría la puerta decidió romper una ventana, él tenía mucho miedo e intentó llamar a la policía, pero ella llegó antes. Tiró el teléfono a la pared y le pegó a él tan fuerte que se cayó al suelo, rompiendo la mesita donde se encontraba antes el teléfono. El no paraba de gritar auxilio, pero cada vez que gritaba ella le pegaba una patada diciéndole yo te quería, cómo me has hecho esto, yo te quería, sin parar de golpearle hasta que las rosas blancas que se habían caído al suelo se tiñeron de rojo. Ella
arrepentida de lo que había hecho intentó suicidarse, pero la policía llegó antes y la arrestó aunque ella no paraba de gritar yo la quería!!!!

Ojala la realidad fuera sido así que él acabara muerto y no ella, aunque nadie se merece morir. Pero la realidad, en la que vivimos todos es que ella es el chico, ella es la que recibe los golpes, ella es la que recibe un millón de perdones y un millón de rosas blancas, ella es la que acaba muerta y él ,es la chica que acaba en la cárcel. Puede que sea cruel pero todos preferiríamos la historia que he contado yo, la realidad aunque repito que nadie merece morir, nadie merece acabar con unas rosas blancas teñidas de rojo. Por eso tú que has leído mi historia, tú que puedes ser un causante de la violencia de género, si no te gusta que te hagan daño ¿ por qué tú si puedes hacer daño?…

Escrito por : Juan Felipe Lopera Velasco
(Si crees que este trabajo merece ganar el Premio Popular Beldur Barik, de 300 euros, pincha en “Votar”)
Egilea: Alain Gartzia

Kategoria: 1. (12-17 urte)

Herria: Hernani

Euskerazko bertsioa:

Goiza berriro ikusi nahi dut mesedez

Arratsaldea iritsi zen hiria. Eguzkiak lurra aldez alde zeharkatuko balu bezala ur azpian sartu eta munduaren beste aldea argitzera joan zen. Kaleetan argiak piztu ziren, neonaren joan etorriak ikus zitezkeen hainbat iragarki, kartel eta dendetan. Kalean zegoen jendea lanetik atera berria zen, gogotsu hari ziren alde batetik bestera joan-etorrian, zebra-bideak eta errepideak gurutzatzen, etxera iristeko izugarrizko gogoarekin, hala ere baziren batzuk, haien empresaren eraikuntza erraldoiaren gibelean, “ducados” paketearekin eskuan, bere lan taldeko lagunarekin azken hitzak konpartitzen:
Xabier! Zer egingo duzu gaur etxera iristean?- galdetzen dio gomina iletzat duen eta traje beltz merke baten barruan enbotatua dagoen gizen gizarajoak.
Badakizu! Betikoa: Etxera iritsi, emazteak prestatutako afari nazkagarria jan, arrazoirik gabe harekin diskutitu, “ostia” pare bat jo arrazoia ukatu didalako eta azkenik nirekin txortan egitera behartuko dut, eta bere betebehar sexualak ondo egin ezkero, agian, barkamena eskatuko diot eta berriz gertatuko ez dela aginduko diot. -esaten dio “urrezko” irribarrea alboz albo zabaldurik.
Noiz aldatuko duzu plana motel? Ostiralero berdina egiten duzu! Egin ezazu nik lehengo astean egin nuen bezala, bera azkarragoa dela jendaurrean adierazi zuenez, hantxe bertan, lagunak pare-parean zituela, biluztera behartu nuen.
Ez dago batere gaizki! Kontuan izango dut! Eskerrik asko!
Beno Xabier, kontatuko didazu astelehenean gertatutakoak ongi?
Lasai MIkel! Esango dizut dena!
Agur!
Bai Mikel! Agur!
Bi lagunak agurtu egiten dira, “ducados” paketea amaiturik lurrera bota eta bakoitzak bere bideari ekiten dio. Eguzkiaren azken izpiek, gorritasun maila bat ematen diote egunari, etxe askotan gizonak lanetik itzulitakoan, emaztearen azalak hartzen duen gorritasun maila bera hain zuzen ere. Jendetzak bi gizonen itzal luzeak jaten ditu eta gertatuko dena kontuan hartu gabe, beste edozein gizaki bezala, taldean integratzen uzten dute.

AMAIERA

Egilearen oharra: Espero dezagun istorio hau ez bihurtzea egi inoiz eta borroka dezagun, bai emakumeek eta bai gizonek, mundu honetan dagoen jarrera sexista desager dadin eta emakumeek gizonek dituzten pribilegio eta eskubideak PRAKTIKOKI EDUKI DITZATEN.

Traducciòn al castellano:

Quiero ver el amanecer de nuevo por favor

Llegó la tarde a la ciudad. El sol comenzó a ponerse como si traspasase la tierra de lado a lado y se fue a iluminar el otro hemisferio del mundo. En las calles se encendieron las luces, se podìa observar como los neones de tiendas y carteles publicitarios parpadeaban al son de los pasos de la gente que corrìa taciturna a refugiarse en casa despues de un duro día de trabajo. Cruzaban calles y carreteras sin darse cuenta del peligro que corrían, ya que, las ganas de llegar que tenían eran tales que se olvidaban de su propia integridad física. Aun y todo, pese a esa masa de gente que empujaba al estrés y a la prisa, había trabajadores que absteniendose de esa forma de vida, consumian su último cigarrillo del paquete charlando tranquilamente sobre como iban a pasar el fin de semana:
¡Javier! ¿Qué vas a hacer hoy al llegar a casa?- le preguntó el gordo engominado embutido en un traje de medio pelo.
Ya sabes, lo de siempre: llegar a casa, cenar la asquerosa comida que me ha preparado mi mujer, discutir sin motivo aparente sobre ello, pegarle un par de ostias por que no me quiere dar la razón, obligarle a que folle conmigo y finalmente, si ha cumplido correctamente con sus obligaciones sexuales como mujer mia que es, le pediré perdón y le repetiré una y otra vez que no volverá a pasar.- contestó mostrando su “dorada sonrisa”.
Tio, ¿cuando vas a acambiar de plan? Siempre haces lo mismo. Tienes que hacer como lo hago yo. Mira, el otro día, mi mujer me dejo en evidencia y por ser más lista que yo, le obligé a desnudarse en frente de todos sus amigos.
No está mal, ya lo probaré algún día.
Bueno Javier, ya me contarás lo ocurrido el lunes. ¿Bien?
Tranquilo Miguel, te lo contaré de “pe a pa”
¡Adios!
¡Si MIguel, adios!

Los dos amigos se despiden, echan el paquete de ducados ya finalizado al suelo y cada uno emprende su camino. Los último rayos de luz enrojezen las calles como si de la piel de una mujer maltratada se tratase. Finalmente el jentio engulle las alargadas sombras de los dos hombres, como si nunca hubiese pasado nada, y los integra lentamente de nuevo en la sociedad.

FIN

Nota del autor: Esperemos que está historia nunca se traduzca a la realidad y luchemos para que en este mundo sexista, las mujeres tengan las mismos derechos que los hombres tanto teórica como PRÁCTICAMENTE.
(Si crees que este trabajo merece ganar el Premio Popular Beldur Barik, de 300 euros, pincha en “Votar”)
Egilea: Iraia Pereiro Urquijo

Kategoria: 2.  (18-26  urte)

Herria: Laudio

Isiltasuna. Bakea. Ilargi betea zeruan. Atea zabaldu da. Urduritasuna. Itzala hurbilduz
doa. Sorbaldan eskua. Izotza begiradan. Oihua, hotzikara. Mina, barnealdean mina.
Kanpoaldean mina. Gizon esku latza. Hotza, beroa. Malkoa. Masail gorritua, moretua
gehienbat. Ilargi hutsa zeruan. Garrasia. Mina etengabe. Barnealdea sutan. Umearen
negarra sentitzen dut. Akabo haurdunaldia. Ez mesedez, ezin liteke. Lurrean gorputza
botata. Odola barnealdetik. Samina. Maite zaitut, ez alde egin. Behar zaitut. Jipoia.
Isiltasuna…

Begiak ireki. Altxatu. Ezin. Indarrak non ote? Begiak itxi. Malkoa. Malkoak. Arropa
urratua. Aio haur maitea. Mina, min izugarria. Ze demontre, altxatu zaitez. Tira, tira,
gora. Ni zu baino gutxiago? Zergatik? Zergatik bada? Maite zaitut. Gorroto zaitut.
Barkatu baina ni banoa. Barkatu? Zergatik barkamena eskatu? Ez, ez duzu merezi.
Izotza begiradan. Bai? Ba nik begirada sutan. Banoa, bai. Ez zaitut behar. Ez egin
garrasi. Egia esan, ez dut inor behar. Ni naiz. Ni naiz nire bizitzaren jabe. Akabo, banoa.
BANOA.

¡Transformemos en conjunto! Recibirás un email con un boletín que recoge todas las novedades del mes. ¡Sé la/el primera/o en enterarte de todo!

¡Síguenos en las
Redes Sociales!

Facebook Twitter RSS YouTube Instagram Telegram Spotify