'Pisando fuerte'. Leire Álvarez, María Barbado, Saioa Escolar, Lara Fernández, Tamara Gil, Iratxe Martin, Nekane Solano. (Beldur Barik Lehiaketa 2011)

Orain dela hilabete batzuk, Mari Kazetari blogari feministak mikromatxismoei buruz idatzi zuen: ohargabean egunero pairatzen ditugun matxismo mota leunak edo ez hain leunak. Komentarioten adibide pila bat eman zituzten hainbat neskek: kaleko "piropoak", enpresan gure janzkera dela eta komentario sexistak eta lizunak, metroan gizonek askotan gure espazioa betetzen dutela, etab. Hala ere, hainbat gizonen erreakzioa emakume horiek pixkat paranoikak daudela esatea izan zen, "que hilan demasiado fino".

Ander Izagirre blogariak, bere aldetik post hori emakumezko lagun bati pasatu zion, eta honek txikitatik pairatu dituen erasoak zerrendatu zizkion. Besteak beste, 13 urterekin mutil batek kaletik alua ikutu zion, 16 urterekin gizon batek dirua eskeini zion hotel batetara elkarrekin joatearen truke, poligono batetan tipo batek lizunkeria bat oihukatu zion eta kotxe bat bere atzetik joan zen neska jarraitzen... Etabar luze bat. Ander ikaratuta geratu egin zen, bere blogean argitaratu zuen eta bere buruari galdetzen zion nola da posible emakumeek horrelako erasoak etengabe sofritzea eta berak momentu horretarte ideiarik ez izatea:
En estos últimos tiempos he preguntado por este asunto a varias amigas y todas, pero todas, tienen un repertorio de historietas así: pequeños acosos desde que eran crías, bromas pesadas, comentarios supuestamente graciosos en el trabajo sobre su físico, su vestimenta o su situación amorosa, chistecitos con los que se han sentido coaccionadas y marcadas… Y muchas comparten una sensación: todos esos episodios –que a ellas se les han quedado muy grabados- en teoría no son como para quejarse, para protestar, para ofenderse, porque entonces quedan como exageradas o histéricas. Si les molesta que cuando caminan por la noche un chaval les llame “guapa” desde la esquina, es que son unas avinagradas. El chaval no sabe –o le da igual- que a la chica se lo hayan dicho tres veces seguidas o que se lo digan con frecuencia en unas circunstancias que convierten el supuesto piropo en una actitud agobiante y amenazante.

A mí me da que en general los hombres no somos nada conscientes de esa presión frecuente que padecen tantas mujeres, nos cuesta ponernos en esa piel, ni nos imaginamos lo que tiene que ser aguantar una y otra vez bromitas o toquecitos o comentarios que se suponen chistosos. Muchos participan en esos pequeños acosos, otros ríen las gracias o les quitan importancia. No nos enteramos o no nos queremos enterar, pero todo ese ambiente de suave agresión acaba coartando la libertad de andar tranquilas por la vida sin que les molesten por el hecho de ser mujeres.

Los posts Paranoicas (sobre el machismo sutil, de Mari Kazetari) y Son unas histéricas (sobre las agresiones sexistas que se silencian y normalizan, de Ander Izagirre), tuvieron mucha repercusión. Cientos de mujeres se animaron a compartir, en los comentarios o por email, sus propias experiencias: que desde pequeñas les había pasado que los hombres les dijeran guarradas por la calle (o incluso algunos familiares); que les tocasen el culo (en clase, en la calle, en la discoteca); que un coche las siguiera por la noche, etc. Casi todas comentaban que nunca se lo habían contado a nadie, que le habían quitado importancia, que habían enterrado el recuerdo en el fondo de su memoria, y que leer esos posts y comentarios les había servido para ver que lo que les pasó no fue una desagradable anécdota aislada, sino una situación que sufrimos todas las mujeres.

Por eso es tan importante hablar de ello, recordarnos que esas cosas no son normales, que no tenemos que callarlas, ni sentir culpa, ni desconfiar de nosotras mismas (que no es para tanto, que estamos exagerando...) Poner nombre a las cosas, que se sepan, es el primer paso para luchar contra ellas.

Zer iruditzen zaizu guzti hau? Horrelako erasorik jasan duzu? Nola sentitu zara? Animatu zaitez zure lagunekin gaia ateratzen. Ikusiko duzu ez zaudela bakarrik, zuri gertatutakoa askori gertatzen zaigula, gizarte matxista honen isla bat dela eta beldur barik salatu behar dugula.

Mutilek ere badaukazue zer egin: horrelako erasoen aurrean (zure lagun batek neska bati ipurdia ikutzen badio, esaterako) ez ixildu, erasotzaileari esan jarrera hori onartezina dela. Lagun batek neska bati astakeriak esatera animatzen bazaitu, ezetz esan agi eta garbi. Zure neskalagun batek halako zeozer gertatu zaiola esaten badizu, elkartasuna adierazi, ez esan ez dela hainbesterako edota agian bere irudimena izan dela.

Honen inguruan zeozer kontatu nahi badiguzu, komentario bat utzi edo idatzi beldurbarik@gmail.com helbidera

Gure gorputza gurea da!