Pentsatu, eztabaidatu eta ekin
Beldur Barik jarrerarekin!


Imagínate que estás en la estación de tren esperando a una amiga. Un hombre se te acerca y te propone con más o menos disimulo pagarte si te vas con él. ¿Te parece inconcebible? Pues es el pan de cada día para muchas migrantes. Las latinas tienen fama de fogosas, las africanas se perciben como exóticas, las europeas del Este se relacionan con la prostitución... Si gran parte de la gente tiene esos estereotipos en la cabeza, más aún los hombres machistas: las sexualizan y prejuzgan como prostitutas por el hecho de tener la piel oscura o un acento diferente. Un estudio de Sortzen para la Dirección de Atención a Víctimas de Violencia de Género del Gobierno vasco, en la que se organizaron grupos de discusión con mujeres de diferentes perfiles, reveló que las migrantes están especialmente expuestas al acoso y las agresiones sexistas:
«Gizon espainiarrei buruan sartu zaie emakume latinoamerikarrak prostitutak garela eta horretara etor tzen garela», adierazi dute emakume batzuek, eta baieztapen horren haritik kalean, diskoteketan eta telefono bidez gertatutako jazarpenen hainbat anekdota kontatu dituzte. 'Sexu Erasoak'. Eusko Jaurlaritzako Genero Indarkerien Biktimei Laguntzeko Zuzendaritzaren txostena

Puede ocurrir en la calle, pero no sólo. Desde Sortzen explican que incluso cuando una mujer inmigrante pone un anuncio buscando trabajo en el que se da a entender que es inmigrante, es habitual que reciba llamadas de hombres en tono sexual.

Otro ámbito preocupante es el del trabajo doméstico, realizado sobre todo por mujeres, en su mayoría inmigrantes, y más si viven en la casa en la que trabajan. A veces el empleador o la persona a la que cuidan les hace insinuaciones, las miran, las tocan, pero en otras ocasiones es incluso la familia del anciano o del hombre con discapacidad la que propone a la cuidadora el extra de acostarse con él. Estas situaciones son difíciles de denunciar: muchas, cuando se animan a hablar, se encuentran con desconfianza, con ese "¿Estás segura?" en el caso de las empleadas del hogar, se suma el miedo al despido, y si están sin papeles, temen que si denuncian terminen con una orden de expulsión.
Zenbat eta zaurgarriagoak sentitu, eta zenbat eta lagun tza-sare eskasagoa izan, orduan eta handiagoa da emakume horien isiltasuna; batez ere badakitelako lan hori galduz gero nekez aurkituko dutela beste bat. Gainera, deportatuak izango ote diren beldur dira —benetako eta ohiko meha txua, zerbait sala tzera edo errebindika tzera ausartzen direnean— edo lapur tzat salatuko ote dituzten beldur, salaketa hori ere ohikoa baita. Horren guztiaren ondorioa da isilik geratzea, edo isilik alde egitea, baita irabazitako soldatak kobratu gabe ere. Eusko Jaurlaritzako Genero Indarkerien Biktimei Laguntzeko Zuzendaritzaren txostena

En todo caso, la cuestión no es verlas como víctimas, porque de hecho el estereotipo de que son mujeres sumisas, pobrecitas, es otro de los que arrastran. La cuestión es que todas las mujeres tengamos voz, podamos nombrar esas agresiones, nos apoyemos entre nosotras y nos rebelemos. Y, como decía Maitena Monroy, que mujeres y hombres cuestionemos a los machistas (y, añadimos, a los racistas).

Un espacio posible para compartir vivencias de este tipo son las asociaciones de mujeres inmigrantes (o de encuentro entre mujeres de diversas procedencias) que aúnan feminismo y antirracismo. Os recomendamos algunas:
Emakume etorkinen elkarteak eta elkarte feminista-antiarrazistak:

Mujeres del Mundo-Munduko Emakumeak (Bilbo)

Malen Etxea (egoitzak Zumaia eta Zarautz-en)

Garaipen

Mujeres en la Diversidad (Basauri)

AMMIG (Getxo)

SOS Racismo- Batzorde Feminista (Bizkaia)

 


Adi! Elkarrizketa hau zuen galderekin sortu dugu! Zer da autodefentsa? Nola kudeatu beldurra? Kaleko erasoez gain nola egin aurre beste motatako erasoei? Galdera horiek eta gehiago erantzuteko, Isa Bernal, Psikologian lizentziatutako feminista eta genero indarkerian aditua gonbidatu dugu Beldur Barik-era.  Isa 2001 urtean hasi zen autodefentsa feminista instituto, emakume talde eta udaletan antolatzen. Autoestima feminista tailerrak ere egiten ditu.

Hemos hecho entrevista digital con las preguntas de nuestras lectoras a Isa Bernal, psicóloga formadora de autodefensa feminista. Las respuestas están en el idioma en el que se planteó la pregunta. En autodefensa feminista existe el principio de no hacer públicos fuera de los espacios de mujeres las estrategias y técnicas concretas. Si queréis saber algo más, podéis contactar con Isa por e-mail: isaautodefensa@yahoo.es

Zer desberdintasun dago autodefentsa feminista eta gimnasio batetan ikasi ahal dugun autodefensaren artean? (Beldur Barik)


Autodefentsa feminista emakume feministek sortu eta irakasten dute. Helburua gizarte patriarkal honetan emakumeok bizi ditugun eraso matxisteak identifikatzea, sahiestea eta aurre egiteko tresnak sortzea da. Arlo teoriko-psikologiko bat ere badauka, non indarkeriaren zikloa ulertuko dugun, nork eragiten duen, zergatik mantentzen den... Eta guztion artean "Nola egin ahal diot aurre?" galderari erantzungo diogu, besteak beste, gure esperientzia eta ezagutzetatik abiatuz, erantzun desberdinak lortzeko. Aldiz, defentsa pertsonala (normalean irakasleak gizonak dira) arte martzialetan oinarritutako teknika fisikoak besterik ez du eskeintzen, lehenago lan psikologikoa egin barik eta, nola ez, testuinguru feminista batetan kokatu gabe. Erantzun fisiko horiek banakoak dira, ez da emakumeen arteko elkartasuna eta jabekuntza kolektiboa lantzen.
Las técnicas físicas son lo que más suele llamar la atención, pero no tienen por qué ser la mejor respuesta. Por eso es muy importante trabajar sobre lo psicológico

Teknika horiek ikasteak gure nortasunean eta eraldakuntza prozesuan eragina dauka? Hau da, psikologiakoa den autodefentsa bat eraikitzeko balio du? (Saray)

Duda barik. Teknika fisikoak autodefentsa feministaren arlo txiki bat besterik ez dira. Agian jendeari nabarmenena egiten zaiona da, baina erantzun fisikoa ez du zertan izan behar erantzunik onena. Tailerretan bloke psikologikoaren garratzia ikusten da, hor gure beldurrak, autoestima (norberarena eta kolektiboa) eta eraso matxisten aurreko erantzun psikologikoak aztertzen ditugu eta.

¿Cómo encontrar el equilibrio para ir por la calle alerta pero sin miedo? (Bri)

Pienso que "no hay que tener miedo al miedo”, todas deberíamos permitirnos sentirlo, pero a partir de ahí cada una deberá ver de dónde le viene ese miedo, qué quiere hacer con ese miedo y qué tipo de respuesta le va a dar. Es muy importante diferenciar el miedo de la paranoia o del pánico. Cuando trabajas los recursos y herramientas que se ofrecen en los talleres de autodefensa feminista, nos sentimos más seguras y confiamos más en nosotras mismas. En una situación “incómoda” “activamos” una serie de medidas de seguridad que cada una hayamos elegido anteriormente acordes con nuestra manera de ser y querer hacer. Esto nos hace caminar con mas seguridad.
Intuizioa gorputzak erabiltzen duen babes sena da, baina patriarkatuak barregarri utzi du, horregatik kostatzen zaigu senari jaramon egitea

Las primeras agresiones que me vienen a la cabeza son las que sufrimos de noche, en la calle. Por mucho que siempre estemos alerta, los agresores juegan con el factor sorpresa. ¿El tiempo que perdemos en reaccionar no nos impide poder defendernos? Igual es mejor, si sentimos miedo, dar la primera y correr? (Andrea)

Hablando con mujeres que habían vivido una agresión, el 90% de ellas contaban que antes de la agresión habían sentido "que algo no iba bien”, algo que no podían explicar. Esta es la forma en la que el cuerpo nos suele avisar, a través de la INTUICION, un instinto de protección que la sociedad patriarcal ha ridiculizado e infravalorado, y por ello a las mujeres nos cuesta hacerle caso. Por ejemplo, voy por una calle y no me siento cómoda, me doy media vuelta y voy por otra ruta, sin preguntarme más, ni dar explicaciones, simplemente siguiendo lo que mi cuerpo me está diciendo. O lo que planteas, salir corriendo, es una respuesta buenísima. Quiero que entiendas que no hay una respuesta concreta para cada agresión: cada una va a responder como ella elija, hay tantas respuestas como mujeres y no nos debemos exigir respuestas físicas explícitas que, como he dicho antes, no tienen por qué ser las mejores.



Me gustaría saber si recomienda que llevemos algún artilugio para nuestra defensa y cuáles cree que son más efectivos. A mí se me ocurren los sprays o colocarnos las llaves entre los dedos. (Lorena)

Hay muchos, pero te recomendaría llevar un silbato enganchado en el llavero: es muy útil para avisar y desconcertar en una situación de agresión. Además, el movimiento feminista propuso que ese sonido sea reconocido por nosotras y que si lo escuchamos sepamos que puede haber otra mujer en una situación de riesgo, y podemos hacer sonar el nuestro también para crear una cadena de sonidos que rompan la agresión.

Me gustaría saber las técnicas básicas para zafarse de una agresión en la calle, sin tener ni idea de defensa personal. (Ro)


Hacer caso de tu intuición, y si una situación/persona no te gusta o te sientes incómoda, no dar explicaciones y salir de ahí, si ha de ser corriendo, también. Podemos utilizar mientras el silbato para llamar la atención y asustar/desconcertar al agresor.
Los agresores eligen a mujeres que les transmiten inseguridad. En los talleres trabajamos cómo generar seguridad y cómo comunicarla

Beti hitz egiten dugu erasoen aurrean zer egiteari buruz. Baina nola sahiestu dezakegu erasotuak izatea? (Esti)

Kartzelan dauden erasotzaileei elkarrizketak egin zizkioten, eta galdetzen zieten zergatik aukeratu zuten emakume bat eta ez beste bat. Gehienek erantzun zuten aukeratutako emakumeak segurtasun falta transmititzen zuela. Ildo horretatik, tailerretan segurtasun hori nola sortu lantzen dugu, baina baita nola adierazi eta komunikatu hitzezkoa ez den lengoiaren bidez. Nire ustez, hori da erasoak sahiesteko funtsezko gakoa.

Badirudi arrisku bakarra etxera bakarrik itzultzea dela, baina beste egoera askotan ere ikara hori sentitzen dut: gizonez beteta dagoen espaloi batetik pasatzerakoan, dantzatzera joan eta epaitua edo ikutua izan... Zer egin dezakegu eguneroko eraso horien aurrean eta nola babestu dezakegu gure burua erantzun horrek izan ahal dituen ondorioen aurrean? (Claudia)

Hala da. Emakumeok aisialdi espazioetan eraso anitzak bizi ditugu eta askotan hain onartuak daude, normaltzat hartzen ditugula eta gure erantzun bakarra espazio horiei uko egitea da. Hori gertatu ez dadin, nire proposamena gure lagunekin ateratzerakoan akordio batzuetara heltzea da. Esate baterako, keinu edo seinale bat: hori egiten badut, besteek badakite tipo bat ni zirikatzen dagoela; niregana etorriko dira zeozer galdetzera egoera horretatik ateratzeko aitzakia bezala. Ez dugu tipo astun-lerdetsuekin eztabaidatu behar. Besterik gabe "ospa" esan behar diegu, bakarrik hori behin eta berriro, gu nahasteko aukerarik utzi gabe.  Ez dut azaldu behar zertan nabil edo norekin. Gure espazioan sartu daitezen ekidin dezakegu, "piña" moduean elkarrekin dantzatzen... Erasotua sentitu baldin banaiz, nire lagunek ez didate kuestionatu behar, baizik eta niretzat zuzena den erabakia babestu.
Propongo que hablemos con las amigas con las que salimos y “pactemos” cosas como una seña que hago cuando un tío me molesta para que me ayuden a salir de la situación 

Las agresiones se dan desde que naces siendo mujer y no nos damos cuenta de cómo van limitando tu libertad y autonomía, cómo te mueves, cómo te vistes, las precauciones al salir de fiesta e incluso al ligar, la culpabilidad cuando te has salido de esos comportamientos esperados….¿Cómo puedo seguir reforzando y desarrollando mi autonomía para no sentir miedo? (Fátima)

Este es un camino largo que cada una vamos haciendo a nuestro ritmo. Es importante darnos cuenta de que ese miedo que nos han transmitido por ser mujeres le interesa mucho a la sociedad patriarcal, para así paralizarnos y hacernos pasivas y sumisas. Cuando una mujer decide saltarse los límites que impone la norma, en mayor o menor medida es criminalizada, juzgada y cuestionada por la sociedad (a veces también por las propias mujeres). Por ello, debemos potenciar los lazos de SORORIDAD (hermandad entre mujeres) entre nosotras, y crear redes y alianzas feministas.

Nolabaiteko ekimenik ba al dago autodefentsa feminista eskoletan, heziketa fisikoan barneratzeko, edota neskekak prestatzeko? (Itxaso)

Hainbat urte daramatzagu institutotan lan egiten: neskentzat "genero indarkeriaren prebentzioa-emakumeentzako autodefentsa" tailerrak egiten ditugu, eta mutilentzat "maskulinitatea". Lan oso polita eta garrantzitsua da, adin horietan hasten baitira genero rol eta estereotipoak harreman sexual eta afektiboetan errepikatzen. Informazio gehiago nahi baduzu, emailez hitz egin dezakegu.
Informazio gehiago Isaren blogean: http://autodefensaparamujeres.blogspot.com.es/


Orain arte kaleko mehatxu eta erasoi buruz asko hitz egin dugu, baina autodefentsan adituek beti gogoratzen dute eraso gehienak ez direla kalean gertatzen, baizik eta gure ezagunek eragiten dituztela. Esceptica.org blogean post ikaragarri bat aurkitu dugu.Neska batek kontatzen du ezagun batek etxera lagundu zuela eta bortxatu zuela. Parrafo hau erabakigarria da:

Ahora es cuando empiezas a pensar que la culpa es tuya. La culpa es tuya por ir



borracha, por confiar en extraños, por llevar los hombros descubiertos, por aceptar ayuda, por sonreír. Por dejarle subir a tu casa. Van a pensar que no es una violación… a ver cómo lo cuentas en la comisaría. Hubiéramos tenido sexo casi con seguridad, pero es que… NO. Le dijiste que NO. Eso es una violación, es un delito y es culpa del delincuente.


Lee el post entero



Oso interesgarria iruditzen zaigu, askotan erasoen aurrean burura etortzen zaizkigun hainbat ideia toxiko aipatzen dituelako:

  • Txarto egin nuen edateagatik

  • Ez nuke ezezagunekin ibili behar

  • Janzkera sexy-a badaramat, probokatzen nabil

  • Ez naute sinistuko

  • Laburbilduz: nire errua da




Eta horren aurrean, postaren egileak gauzak argi eta garbi uzten ditu:

  • Bortxaketa bat ez da biktimaren errua, baizik eta bortxatzailearena

  • Ez ez da

  • Bortxaketa bat delitua da eta salatu behar da.


Argazkiak Esceptica blogean ere erabiltzen dira, eta 'This is not an invitation to rape me' (Hau ez da ni bortxatzeko gonbidapen bat) kanpainia britainarretik atera ditugu.

Postean bortxaketa baten ondoren jarraitu beharreko pausuak gomendatzen ditu, baina zera azpimarratzen du: batez ere mezuak erasotzaileei zuzendu behar direla! Kartel bikain honen bidez azaltzen du:

"Ese 'no vayas sola' no nos protege; nos dice que lo único que podemos hacer ante la violencia es dejar de hacer cosas"



Maitena Monroy-k 24 urte daramatza autodefentsa feminista ikastaroak antolatzen, bai Euskadin zein Estatu osoan, Europan eta Amerikan. Hainbat euskal erakunde feministetan militatu egin du: egun, FeministAlde kolektiboko kidea da. 'Ikara sexuala' kontzeptua ezagutzera eman du emakumeak kontrolpean mantentzeko gizarte sexistak elikatzen duen beldurra deskribatzeko. Horri buruz elkarrizketa egin diogu:

Desde pequeñas nos dicen que no vayamos solas, que nos va a pasar algo...

Es una forma de controlar a las mujeres. El objetivo de la violencia es controlar al conjunto de las mujeres. La familia y las amistades nos lanzan mensajes con buena intención, para protegernos, pero es una falsa protección, porque nos transmiten terror, y la idea de que no hay nada que podamos hacer salvo dejar de hacer cosas. Se ve como natural pensar que la violencia está ahí, que es algo que te toca vivir. En la práctica, esto supone negar los derechos de las mujeres. Y nunca se cuestiona a los agresores.

Pero el riesgo es real. Cuando nos dicen que nos puede pasar algo, realmente nos puede pasar algo por el hecho de ser mujeres.

Nos tendrían que decir qué es lo que nos puede pasar y cómo hacer frente. Decir que nos puede pasar algo, sin más, nos deja la sensación de que no tenemos derecho a estar solas, en vez de ser conscientes de que la violencia existe y cuestionarla. Tenemos que decir a las niñas no tanto lo que nos puede pasar, sino que tenemos derecho a decidir lo que nos pasa en nuestro cuerpo. Hay que hablar en positivo: tu cuerpo es tuyo, tienes derecho a decidir todo el rato qué hacer con él, a vestir como te da la gana, a vivir una sexualidad libre y deseada, a que no hagan cosas en tu cuerpo que no quieres que te hagan, a gritar, a llamar la atención si algo te está molestando. Y hablar de los agresores: que esto nos pasa porque hay hombres machistas que no respetan los derechos de las mujeres y actúan violentamente. Tanto la sociedad como hombres concretos van a intentar negarnos esos derechos, pero tenemos que seguir peleándolos.

Fiarnos de nuestro criterio es muy importante. Cuando piensas que algo va mal, es por algo. Si yo no me gusta lo que está pasando a mi cuerpo, no hay más que hablar



A veces nosotras mismas no tenemos claro si una agresión ha sido tal o estamos poniéndonos paranoicas. Un ejemplo claro es cuando el metro va lleno y sentimos que un hombre se pega mucho a nosotras; pero tenemos dudas porque realmente hay poco sitio.

Reforzar nuestro propio criterio es otra cuestión muy importante. Cuando piensas que algo va mal, cuando te sientes abusada, es por algo. Si yo digo que no me gusta lo que está pasando a mi cuerpo, no hay más que hablar. A veces desconfiamos hasta de situaciones de abusos sexuales directos. Se suele pensar que los agresores son descontrolados o alcohólicos, pero se controlan perfectamente, y actúan cuando creen que no les va a pasar nada. Por ejemplo, en el metro, cuando pueden decir que hay mucha gente, y creen que no te vas a atrever a decir nada porque te va a dar vergüenza decir en público que te están agrediendo. Otra estrategia de los agresores es crear un clima de confianza. No empiezan agrediendo, sino que primero te piden el correo electrónico o el tuenti, charlan contigo y después utilizan esa información para acosar. Si respondes, niegan que estén ejerciendo violencia, te dicen que no es para tanto, que somos unas exageradas, o la justifican: que vamos provocando y pidiendo guerra. Tenemos que estar preparadas para enfrentar esas respuestas.

Pongamos que tengo 18 años y quiero hacerme un viaje sola en interraíl, pero creo que siendo chica viajar sola puede no ser buena idea. ¿Cómo lo ves?

Para empezar, viajar sola sí que es buena idea. Es importante tenerlo claro para no caer en la dependencia emocional: si no puedo hacer cosas sola, buscaré un hombre que me proteja (mi novio, por ejemplo), y para colmo puede que ese hombre sea un agresor. Tenemos que pensar: quiero viajar sola, puedo hacerlo, tengo derecho a hacerlo, pero sé que puedo sufrir agresiones. Entonces, el segundo paso es pensar cómo actuar ante lo concreto. No pensemos en fantasmas. Concretemos: ¿Qué me puede pasar? Prever situaciones que me han pasado antes o que me den miedo en el día a día y pensar cómo voy a funcionar si me ocurren. Saber a qué espacios voy a ir. Buscar mapas de la ciudad prohibida. Llevar una laca pequeña (en vez de los sprays, que no son legales). Ir preparada para situaciones concretas nos dará seguridad.

En Facebook preguntamos a las chicas qué hacen cuando un hombre les suelta una burrada por la calle, y la mayoría contestó “Prefiero ignorarle”.

Llamemos las cosas por su nombre: no es una burrada, sino una agresión verbal. Elija lo que elija, incluso no contestar, tengo que pensar qué hay detrás de esa decisión. No es lo mismo no contestar porque no me siento a gusto contestando, que por miedo al agresor o porque no sé qué contestar. También depende del contexto: si el agresor está rodeado de otros veinte, cambian las opciones. Tengo que pensar qué quiero hacer, y según el contexto cuál es la mejor estrategia. Yo creo que en general conviene responder, porque hay que romper con el sentimiento de que pueden hacer lo que quieran y de que no van a tener consecuencias. Que sientan que no tienen derecho a agredirnos.

¿Pero qué pasa cuando solo te han dicho “guapa”, pero es la tercera vez en diez minutos que te dicen algo y estás harta?

El problema es sentirte expuesta todo el rato. Me preocupa la sensación que genera en las mujeres, de impotencia, de rabia, de inseguridad; y el poder que eso da a los agresores. Esas prácticas también son violencia, porque su objetivo es marcar quién puede ocupar el espacio público y convertirnos en objetos sexuales, porque nos hablan siempre de nuestro físico.

Voy por la calle y un hombre me toca el culo o se saca el pene. ¿Es denunciable? ¿Qué hago?

Incluso la violencia verbal es denunciable, porque supone romper con las normas de convivencia, y el sistema jurídico debería responder. Pero no se interpreta así. Con los exhibicionistas lo mejor es reírse, porque su intención es intimidar. A la mayoría de las mujeres no nos importa ver un pene, lo que nos asusta es que surgen de la nada y quieren sentir su poder a partir de nuestro miedo. Después es importante hacer denuncia pública. Si es alguien del barrio, juntarnos las mujeres para hablar de ello y pensar cómo protestar en público. Respecto a que te toquen el culo, siempre estamos hablando de cómo responder ante la agresión, pero es más interesante plantearnos previamente cómo ocupamos el espacio, cómo miramos, cómo marcamos nuestros límites, cómo nos sentimos. Tenemos que apropiarnos del espacio. Pero para conocer técnicas concretas, es mejor que vengáis a talleres de autodefensa.

El papel de los chicos no tiene que ser de caballeros, de ir a salvar a las mujeres, sino de cuestionar a los machitos de turno



A menudo nos cuesta hablar de estas agresiones, les quitamos importancia, las intentamos olvidar... ¿A quién deberíamos contarlo y cómo?

Los agresores se valen del silencio de las víctimas, que a menudo se sienten avergonzadas y culpables. Es importante hablarlo para ponerle nombre, romper con la idea de que es un problema mío, buscar recursos, romper la impunidad (que el agresor no sufra consecuencias) y buscar la reparación del daño. Hace falta que todos los chicos y chicas feministas se posicionen contra todas las formas de violencia. Pero cuando respondemos a agresiones, incluso en nuestro entorno nos dicen que nos hemos pasado o que no es para tanto. Los grupos de mujeres, las organizaciones feministas, son espacios seguros para hablar, pero también es imprescindible que los chicos sepan lo que está pasando y se posicionen.

¿Qué pueden hacer los chicos contra el terror sexual?

Cuestionar las conductas masculinas violentas y cuestionar los comportamientos que se espera de los hombres, los roles sexistas. La violencia es un instrumento al servicio de la desigualdad. Si queremos acabar con la violencia, tenemos que luchar para erradicar la desigualdad. Pero el papel no tiene que ser de caballero, de ir a salvar a las mujeres, sino de cuestionar a los machitos de turno. Es importante que los hombres jueguen un papel activo en los espacios en los que solo están con hombres. Me parece llamativo que los chicos feministas cuando están en nuestros espacios expresen su rechazo a la violencia sexista, pero que eso no se traslade a cuando están solo con hombres. En esos momentos en los que están de potes, viendo el partido, es donde deberían proponer reflexiones: “¿Qué estamos haciendo frente a la violencia?

Tú utilizas el concepto “terror sexual”. ¿Te refieres sólo al terror que sentimos por la calle?

Está presente en cualquier espacio en el que estemos solas, porque se asume que una mujer sola está en riesgo sexual. Incluso cuando estamos en una cuadrilla de chicas viene un pesado y nos dice: “¿Estáis solas?” Para ellos, estar solas es no tener a un hombre al lado.

¿Qué aporta la autodefensa feminista?

Los talleres de autodefensa aportan mucho cuando cuestionan el origen de la violencia, no sólo cuando resuelven situaciones concretas. Es una actitud vital, de reclamar tu derecho a existir sin sufrir violencia, y al mismo tiempo saber que podemos sufrirla, y saber cómo enfrentarla. El proyecto de autodefensa feminista es una estrategia, pero si pensamos que con ella se va a terminar la violencia, estaríamos muy equivocadas. Sería pensar que para erradicar la violencia basta con erradicar a los agresores, cuando primero hay que terminar con la desigualdad y la violencia simbólica: las imágenes, los mensajes, las ideas que nos marcan el camino de cómo ser mujer y hombre.
Maitena Monroy-ren webgunea: Autodefensa feminista






Hirigintzak emakumeen beharrak kontutan izan beharko lukete. Alde batetik, ikusi dugu oraindik ere emakumeok kalean eraso sexistak pairatzeko arriskuan gaudela. Baina hiriaren egiturak eraso horiek erraztu edo oztopatzen ditu. Kale bat iluna bada, zoko eta bazter ugari baditu, emakumeok segurtasun falta handiagoa sentituko ditugu, eta erasotzaileek leku horiek aprobetxatuko dituzte. Bestalde, oraindik ere emakumeok zaintza lanen ardura gehiena daukagunez, oztopo arkitektonikoak bereziki gure kalterako dira. Aldapa baten kale batetan eskailerak jartzen dituztenean, gurpildun aulkiak, erosketak egiteko orgak, edo haurren aulkiak etab. eramatea zailago egiten dute.

Hiri debekatuaren mapen helburua, genero ikuspegitik hirigintza berrikustea da, segurtasun eza edo mugikortasun eza eragiten duten leku eta ekipamenduak identifikatuz eta horiek aldatzeko proposamenak egiten. Horrez gain, prozesu partehartzailea egin ohi da: emakumeek diagnosi horretan parte hartzen dute, hiria euren bizipenetik abiatuta aztertzen, eta gainera eztabaida gune hori aprobetxatzen da emakumeen egoera aztertzeko: kaletik joaterako orduan sentitzen dugun beldurraren jatorria eta horren aurrean zer egin, hiriak gizonen ikuspuntutik diseinatuta daudela hausnartu, etab.

Así es como explican la iniciativa en la web del área de igualdad de Basauri:
Mediante el Mapa de la Ciudad Prohibida para las Mujeres se busca una reflexión sobre cómo la forma en la que están construidas nuestras ciudades y pueblos afecta de manera clara a nuestra vida cotidiana. Se trata de identificar lugares y tránsitos en los que de noche las mujeres pueden sentirse inseguras. Es un objetivo importante conseguir ciudades más seguras para toda la población y especialmente para las mujeres. Por miedo a sufrir agresiones sexuales, sobre todo de noche, las mujeres acaban por restringir su libertad de movimientos, su posibilidad de disfrutar de los distintos espacios de la ciudad, o sin más regresar a casa tranquilamente. El diseño urbano está directamente relacionado con la violencia contra las mujeres. Un lugar puede crear mayor o menor sensación de seguridad dependiendo de factores como la visibilidad, la iluminación, la posibilidad de orientarse con facilidad, el que haya viviendas cerca, etc.

Los proyectos, que también analizan cuestiones como si la ciudad permite caminar en sillas de ruedas o llevar carritos de la compra o de bebés (cosas que afectan más a las mujeres porque siguen siendo las principales encargadas de las tareas del hogar y de cuidar a familiares), suelen contar con el asesoramiento de arquitectas y urbanistas con perspectiva de género, y se implica a las propias mujeres del municipio en el proceso de identificar, a partir de cómo se sienten ellas, los lugares peligrosos o incómodos. Así que ese espacio de encuentro entre las mujeres se aprovecha también para hablar sobre el miedo a ir sola por la calle, la autodefensa, y demás temas que permiten trabajar su empoderamiento.

Hemen daukazue hainbat herrietako material, memoria eta esperientziak:

- Basauri 

- Bilbao

- Donostia

-Hernani

- Irún

- Laudio

- Uribe Kosta

Eraldatu dezagun batera! Email bat jasoko duzu hileko berriak biltzen dituen boletinarekin. Izan zaitez lehena, guztiaz enteratzen!

Jarraitu gaitzazu
Sare Sozialetan!

Facebook Twitter RSS YouTube Instagram Telegram Spotify