Pentsatu, eztabaidatu eta ekin
Beldur Barik jarrerarekin!
START A REVOLUTION. STOP HATING YOUR BODY

Sin darnos cuenta, hemos dejado los días de sol, de tormentas de verano, de terraceo, de estar en la calle en camiseta de manga corta, de playa, de montaña... atrás. Atrás quedó la operación bikini dichosa... Sí, esa que nos dice que "para lucir, hay que sufrir". Esa que decide que nuestro cuerpo tiene que cambiar más de lo habitual para ir a la playa, para ponernos esas camisetas de tela mas fina... Esa que nos dice que tenemos que conseguir “un cuerpo 10”. Y nos damos a la lectura de revistas o al visionado de trucos en youtube donde nos dicen cómo conseguir un cuerpo perfecto, trucos de belleza para que no se noten esas manchas en la piel, esos kilitos (¿por qué siempre utilizan el diminutivo?) de más, que nos enseñan esas modas imposibles de llevar (¿quién tiene movilidad en un minibikini o en un bañador-tanga? ), cómo lograr un bronceado dorado, cómo “sacar partido” a nuestras partes del cuerpo... Y acompañando a todo esto, la tele, la publicidad, nuestro entorno... nos llenan de mensajes dirigidos a nuestros cuerpos. Sobre nuestros cuerpos.



Cuerpos que tienen que entrar dentro de unos parámetros de belleza, que curiosamente, ¡cambian a lo largo de la historia! Porque si antes, por ejemplo, estaba el dicho de “el oso, cuanto mas peludo, más hermoso”, luego llegó el tiempo en que tenían que ir depilados y ahora parece que hemos vuelto a las barbas... A ver cómo decimos ésto... ¡QUE CADA CUAL HAGA LO QUE QUIERA! No estamos hablando de que lo bueno sea depilarse o no, lo que decimos es que cada cual haga lo que quiera con su cuerpo, ¡que para eso es de cada una y uno!



CIRCOHace muchos años, en los circos, existían espectáculos donde la gente pagaba por ver a la mujer barbuda, el hombre más pequeño del mundo, la mujer más gorda, la mujer sin brazos, el hombre que es "medio mujer"...  Todo aquel que se salía de lo que se establecía como bello tenía cabida en el espectáculo, y así lo construían, nombrando a lo diverso, a lo diferente rara o raro, gente extraña... Pues ahora venimos con una propuesta... ¿Nos hacemos con el circo? Porque ese circo, no es otra cosa que la vida... Vamos a empoderarnos con nuestros cuerpos, sentirlos nuestros y quererlos/nos tal y como son. Autocuidarnos de verdad. Y decimos de verdad, porque muchas veces los consejos de “cuidado” lo que conllevan son grandes dosis de discriminación hacia otros cuerpos, de procesos que dañan a nuestro cuerpo también. Y dejarnos cuidar también, porque ¡basta con mirar a nuestro alrededor para darnos cuenta de la gran diversidad de cuerpos que hay! Como dice una frase traída del feminismo “sólo necesito a una amiga para inciar la revolución feminista”. Pues lo mismo decimos aquí. Le haremos caso a Beth Ditto y a Gossip que nos dicen que este es un mundo cruel para hacerle frente sólamente una o uno sólo, una cruz muy pesada que transportar... ¡pero se lleva mejor entre más gente!



Este mes hablaremos de las modas, la estética que nos imponen (solamente por comentar… ¿habéis visto el programa de Cámbiame? ¿Por qué tenemos que cambiar? Y sobre todo, ¿por qué aceptar cambiar si es otra persona la que quiere que cambiemos?), de gordofobia, de cuerpos no binaristas...

Vamos a vivir nuestros cuerpos sin miedo, sin miedo al que dirán, al qué pensarán, al qué no dirán, incluso. Ningún cuerpo es igual a otro… ¡disfrutemos de ellos!

No nos adaptemos a las modas que nos imponen… ¡que se adapten ellas a nosotras y nosotros!

GURE GORPUTZAK BELDUR BARIK BIZI!


 

En julio hemos hablado de todos esos ideales sobre el cuerpo y la belleza que la sociedad transmite, sobre chicas y chicos. Ideales que muchas veces son inalcanzables y que poco tienen que ver con las personas de carne y hueso. Estos ideales de belleza y ciertas creencias culturales, además transmiten desconocimiento y una imagen  muy negativa en torno al cuerpo de las chicas.


Hemos querido hablar con Erika Irusta bloggera de "El camino rubí" sobre todos esos mensajes para poder identificar algunas claves para el empoderamiento corporal . Erika se dedica a " investigar activa, rigurosa y comprometidamente el cuerpo femenino y los ciclos menstruales desde un enfoque científico, antropológico, pedagógico y feminista". "Mi objetivo es que todas las mujeres puedan vivir su cuerpo y su ciclo menstrual desde el autoconocimiento y, por supuesto, desde el placer (...) Este camino es mi propuesta para toda mujer, inquieta y valiente, que se atreva a ser la dueña de sí misma".


¿QUÉ MENSAJES TRANSMITE NUESTRA CULTURA EN TORNO AL CUERPO DE LAS MUJERES?

El cuerpo de las mujeres se ha definido siempre como el cuerpo- del otro. El otro cuerpo, el cuerpo que no es masculino, que no es hombre. Y, por supuesto, esta definición fue elaborada por algunos hombres. Así que nosotras somos nombradas, somos descritas, desde la boca y las manos ajenas y desde la imperfección de no ser el cuerpo verdadero: el masculino. Bien, esto puede parecer un lío pero es bien sencillo. Si cualquiera de vosotrxs cogéis un libro de ciencias, un anuncio de las 3 de la tarde o una novela cualquiera (pocas se salvan aunque cada vez son más), nosotras somos aquellos animalillos de cuerpos que se han de controlar. Controlar en no quedarse embarazados, cuidarse en no oler mal, cuidarse en no tener pelos en ciertas zonas (otras zonas han de tener pelo sí o sí, por ejemplo la cabeza), cuidarse en hacer de vientre (sí, sí cagar) pero sin que huela, cuidarse en los picores “ahí” (nuestros genitales no pueden ser nombrados porque “asustan”), cuidarse de no manchar (menos con la regla esa de color azul de los anuncios de compresas). Sí, nosotras hemos de cuidarnos de nosotras mismas y en especial de nuestros "cuerpos sucios", "olorosos", "falibles" y sobretodo sexuales.

Nuestra sexualidad, lo que nos gusta y nos deja de gustar, lo que fantaseamos y lo que nos atreveríamos a hacer o no, de nuevo se define (como nuestro cuerpo) desde lo que los hombres imaginan y fantasean. Las chicas seguimos masturbándonos sin que nadie lo sepa, en silencio (si te está dando apuro leer esto, aquí tienes la muestra). E incluso muchas no lo han hecho nunca por vergüenza e incluso miedo. El sexo, lo que nos pone o no, es entendido, muchas veces, desde el falo (esto es desde el “pene”) y todo lo que rodea a éste. Y esto a nosotras, las mujeres, nos priva de todas las experiencias jugosas y diferentes que somos capaces de experimentar. Las chicas, una inmensa mayoría, no necesitamos su “varita mágica” para gozar. El clítoris es ese gran desconocido para hombres y mujeres de todas las edades y culturas. Que ni siquiera nosotras nos atrevamos a tocarnos es muestra de que hay otros definiéndonos, diciendo siquiera lo que nos puede gustar o no.

La sexualidad, en nuestra cultura, se define en base al miedo, la paranoia y los valores morales de cada época. Además es una manera muy efectiva de dominar y establecer los roles de género: a los chicos, por ser chicos, les ha de gustar esto y esto. Y a las chicas, por ser chicas, les gustará esto y esto. Perdiendo así la capacidad de tocarnos y aprender. Aprendernos.

 

¿PORQUÉ TANTA NEGATIVIDAD EN TORNO A LA MENSTRUACIÓN?

 

La regla es motivo de vergüenza y mofa para muchxs. En casa y en el insti nos lo habrán explicado con más o menos detalle pero la verdad es que no apetece nada tener que ser tan diferente (diferente con respecto al otro, a los chicos). Tener la regla provoca una serie de cambios que ni sabemos manejar ni nos explica nadie. Nuestras hormonas se “vuelven locas” nos dicen y ya. Nada más. ¡Ah! ¡Sí! Que nos podemos quedar embarazadas así que ¡cuidado! Todo son, de nuevo, definiciones de un cuerpo genérico de mujer definido… ¿adivináis quién lo define? Sí, lxs otrxs: expertxs, profes, libros de ciencias, anuncios de compresas, … Hablar de la regla nos suele dar vergüenza y es mejor que no se note ni nadie se entere porque siempre puede haber un comentario que toque mucho la moral. Todo esto, además, puede venir con fuertes dolores y con la angustia de imaginarse años y años así. Cuando nos viene la regla la carta de presentación es un desastre y aprendemos que esto es lo que nos toca por ser mujeres. Así que ser mujer es un asco. Pues sí, en esta sociedad definida por el otro, lo es. Sobre nosotras caerá la responsabilidad de cuidarnos en lo que a sexo se refiere (cuando cuidarse y ser cuidada es la base de todas las relaciones sexuales), de tener una buena higiene, de hacer que ni se note ni se vea. Nuestro cuerpo, de nuevo, como algo sucio, algo incontrolable, algo traicionero. Esto hace mucho daño. Tanto que comenzamos a ocultarnos, a no  querer que nadie nos vea así, a buscar gustar al otro para, al menos, gustarnos más (o disgustarnos menos) a nosotras mismas.

 

FRENTE A TODOS ESOS MENSAJES QUE GENERAN DESCONOCIMIENTO Y NEGATIVIDAD  ES IMPORTANTE CONOCER NUESTROS CUERPOS.

Sí, la menstruación es un rasgo más de nuestro cuerpo femenino, somos diferentes sí, todxs lo somos y esto no es el problema. El problema es querer ser iguales, cuando nadie lo es. No somos más débiles por menstruar pero tampoco tenemos que hacer esfuerzos sobrehumanos para demostrar nada a nadie. Las mujeres de todas las edades desconocemos profundamente nuestro cuerpo. Esto es, en gran parte, porque lo poco que sabemos viene dado por El Otro. Nos dicen cómo somos y nos van diciendo qué es lo que queremos y qué es lo que nos gusta y nos deja de gustar.

Frente a todos esos mensajes es importante aprender a reconocer dónde estamos para poder ver hacia donde vamos. Nuestro cuerpo necesita ser definido y nombrado por nosotras, tal y como a cada una le dé la gana. Nuestro deseo es nuestro y esto significa que no necesitamos abrirnos de piernas para que nadie nos defina ni nos dé nombre.


Nuestro cuerpo, decían las feministas de los años 70, es un campo de batalla. Esto quiere decir que sigue siendo el territorio donde el sistema (Estado, Cultura) lucha por someternos. Por ello, nosotras, las más mayores (no del todo, que tengo 30 años) trabajamos para que todas podamos conocer cómo funcionamos, cómo actúan nuestras hormonas, cómo nuestro deseo habla y qué nos puede apetecer independientemente de lo que nos hayan contado sobre lo que nos gusta o no nos gusta. De este modo nuestro cuerpo-campo de batalla se transforma en un campo de amapolas, en un campo propio, un cuerpo propio o todo lo propio que puede ser: mis hormonas, mis reglas. Es un acto revolucionario, de nuevo, apto únicamente para valientes. Nosotras, lo somos.


¿POR ÚLTIMO QUÉ LES DIRÍAS A TODAS ESAS CHICAS QUE ESTÁN CONOCIENDO SUS CUERPOS ?


¿De qué sirve llenarse la boca de ideales políticos, si ni siquiera somos soberanxs de nuestro cuerpo y nuestro deseo?  Soberanía corporal, soberanía sexual y sensual. Le escuché a una amiga, a  Leyre Khyal, una expresión que me dió mucho que pensar: “putificar el deseo”. Me dio  qué pensar y eso es bueno. Pensar  es un acto de rebeldía como ningún otro.

Para putificar el deseo hay muchas maneras. De hecho dar una receta sería ir en contra de lo que yo entiendo por esto, pero las claves son:

 

Atreverse a pensar de otra manera. Practicar el sentido crítico es lo mejor que podremos hacer nunca. No hay que tener miedo ser diferente. No hay nadie igual. Pensar desde nuestro cuerpo es el mayor acto de libertad que hay.

 

No tener miedo a ser un monstruo. Todas las personas, TODAS, sentimos que hay algo que no va bien en nostrxs. Nuestros deseos, nuestras fantasías no son como deberían ser. Entonces nos callamos y reprimimos. Nos angustiamos y temblamos de pavor al contemplarnos tan diferentes. No lo somos. Los monstruos sólo existen en las ideas precocinadas de lxs demás. La vida es teatro y los monstruos son bellos. Todxs somos monstruos. Todos somos freaks. Si nos sentimos cómodxs con esto, nadie podrá hacernos daño. Cuando vengan a separarnos entre normales y monstruos, no podrán, porque la gente normal no existe, porque todxs somos monstruitxs.

 

Conocer al dedillo y con mucho placer nuestro cuerpo y experimentar con nuestro deseo. Somos responsables de nuestro placer y de nuestro mimo y cuidado. Esto necesita espacios de soledad en los que la intimidad nos ofrezca complicidad y cero complejos así como espacios para compartir. Este compartir puede ser entre chicas y/o entre chicos. Las chicas estamos a falta de espacios en los que descubrir nuestro cuerpo y deseo entre nosotras. Mejor que una misma nadie nos puede conocer (por eso es básico masturbarnos, conocer nuestras fantasías y gustos más allá de lo que otros han pensado por nosotras) pero si hay alguien que se acerca es otra chica. Hablar de todo esto con otras chicas, sin complejos y en confianza, es clave. Así como experimentar entre nosotras más allá del tabú de la orientación sexual.

 

Compartirse con personas que merezcan la pena (y la alegría). Hay gente tóxica de la que es mejor prescindir. Tenemos derecho (y obligación) a equivocarnos y a aprender, pero es cierto que hay aprendizajes que cuestan la vida. Afinar el ojo y el deseo es clave. Con las personas compartimos nuestro cuerpo, nuestro deseo y es necesario aprender a buscar compañerxs de viaje que nos enriquezcan, nos cuiden y nos acompañen en esto de crecer (nos pasamos la vida creciendo). Y no, no hablo de echarse novix formal. Hablo de compañerxs sexuales que no tienen porque ser parejas con las que compartamos otros proyectos de vida. El sexo es comunicación entre cuerpos y es de las cosas más gustosas y más saludables que tiene esto de ser humanxs, así que explorarlo, explorarnos para gozarnos, es clave, como también lo es elegir a personas que estén a la altura de este gran viaje.

(Personas a la altura de este gran viaje son personas en las que puedes confiar, personas que te cuidan, personas con las que puedes jugar sin temer, personas que no abusan de su poder, personas que disfrutan haciéndote disfrutar, personas que te preguntan y escuchan, personas que conocen sus límites y entienden y respetan al máximo los tuyos).

askatasuna(3) Fuente: Ecards feministas

No os dejéis nombrar ni definir por nadie. Sois espectaculares tal como sois y no es una frase tipo. Ser adolescente y chica, en esta sociedad, puede ser complicado. Lo fue en los 90 (mi época) lo sigue siendo ahora. Pero vais a sobrevivir, y con suerte y con trabajo nuestro y vuestro, incluso vais a vivir disfrutando, gozando. Porque al final de esto va todo. Éste es el misterio de la vida: Vivir. Y no desde cualquier parte, sino desde este cuerpo que por hache o por be tenemos. Que esta experiencia de vida sea la mejor, justo la que os merecéis.

Chicas,

Vuestro deseo y vuestro cuerpo es vuestro. De nadie más. Descubridlo, conocedlo, gozadlo y compartidlo con gente que os guste y os cuide y os aporte algo chulo, único. Apoyaos, cuidaos y protegeos las unas a las otras. Nosotras estamos aquí para vosotras. No estáis solas.
Continuamos cuestionando el modelo de belleza que la publicidad, las películas y series o programas de televisión nos quieren vender a chicas y a chicos. Se nos presentan tanto a chicas como a chicos medidas, formas, texturas y colores de piel... Que poco tienen que ver con nuestros cuerpos y la mayoría de los que vemos a nuestro alrededor Porque son siempre de una forma e invisibilizan la diversidad que existe.

La fotógrafa Grace Hagen ha realizado un álbum fotográfico llamado "Illusions of body" que en el que recoge la diversidad corporal y

Grace Hagen-en "Illusions of body" bildumako argazkia Grace Hagen-en "Illusions of body" bildumako argazkia

cuestiona el modelo de belleza que socialmente se impone, tratando de expresar que la belleza está en la actitud.Reclutamiento en su mayoría mujeres y algunos hombres de diversos tamaños y formas, Hagen fotografió  a sus modelos en dos poses diferentes. En el primer cuadro, las y los modelos se colocan en posiciones convencionalmente sexy,  acentuando las curvas que ellos mismos consideren aceptable mientras cubren  las secciones de "poco atractivo" que desean ocultar. En el segundo cuadro, se pidió a los mismos modelos una pose poco favorecedora; dejar  sus cuerpos  en posturas que normalmente no vemos en las brillantes páginas de revistas, independientemente de lo poco atractivo que pueda parecer. Y reivindica: “Alégrate de tus formas, tamaños, y de las raras contorsiones que tu cuerpo puede llegar a hacer. El cuerpo humano es una cosa rara y hermosa. No existe un tipo de forma corporal catalogada de normal, sino que todas son diferentes”.
 

A continuación os presentamos el corto  "Gordofobia"  que es un documental creativo de 8 minutos en el que se plantea la mirada subjetiva impuesta por una sociedad en la que la estética y los estereotipos priman ante cualquier otro aspecto humano y discriminan a determinadas personas, en este caso en función de su talla. Rescatamos algunos de los fragmentos más potentes:

 "El problema no es estar gorda. El problema es que la gordura es una constante en el lenguaje de la vergüenza. (...) Ser gorda es un insulto porque la publicidad nos ha hecho creer que ser gorda no vende. Su método ha sido eliminar a las gordas del mapa público del deseo. Una cultura obsesionada con la delgadez femenina no está obsesionada con la belleza de las mujeres. Está obsesionada con la obediencia de las mujeres. Las dietas son el sedante político más potente de toda la historia"


 http://vimeo.com/98275771

"Todo lo que encuentro desde el minuto en el que salgo de la cama hasta el minuto en el que me voy a dormir me dice que no soy femme. Seré invisible, ignorada patologizada, degradada, insultada, ridiculizada y odiada. Soy una gorda femme que se niega a ser definida así. Soy una hermosa, saludable y feliz femme que está luchando por crear un mundo en la que cada persona sepa qué importa. Así que esta noche antes de que te vayas a la cama, desnúdate frente al espejo, trata las curvas de tu cuerpo y celebra tu belleza. Tienes las llaves de tu propia revolución"

“Ha venido mi tia la brasileña”, “berza”, “mi prima la pelirroja”… Zenbat izen, zuzenean ez izendatzeko hain ohikoa den zerbait: HILEROKOA? Eta zenbat mito ere, oraindik orain: Ez sartzeko uretara bestela moztu egingo zaizula; hilerokoarekin ez ikutzeko lorak bestela usteldu egingo direla; ez ikutzeko maionesa, bestela ebagi egingo dela. Zenbat negatibitate? Zenbat ezjakintasun? Zenbat tabu! Nondik datoz?




Sarah Maple-en Sarah Maple-en "Izan hilerokoa harrotasunarekin" irudia

Erika Irusta, “El camino rubí” blogariak argitaratutako post honen arabera, negatibitate eta ezjakintza guzti hori gure kulturek emakumeen gorputzen inguruan zabaldutako desbalorizazioaren ondorio da. Lehenengo, superstizioaren bitartez zabaldutakoak, eta, ondoren, zientziak sortutako teoriekin. Kulturalki emakumeen gorputzen inguruan negatibitate asko jasotzen dugu: ahulak direla, gaixoberak, inestableak… Eta imaginario guzti hori hilerokoan kontzentratzen da. Eta blogariaren esanetan, kulturalki jasotzen ditugun  mezu ezezkor guzti horiek, hilerokoaren bizipen ezezkorrean eragiten dute.Gorputz anitzak garen heinean (ez dago hormonalki, genitalki ez anatomikoki emakume ez gizon izateko eredu bakar bat), ez dago  hilerokoa bizitzeko modu bakar bat nahiz eta gure kulturak hori sinistarazi nahi izan. Eta emakume askok oso esperientzia anitzak dituzte. Batzuek mina sentitzen dute, baina beste batzuek ez. Batzuk tristura sentitzen dute, eta beste batzuek, ordea, edozer egiteko sekulako indarra du.

"Monthlies" bideoa hilerokoa izan berri duten nerabeei zuzenduta dago. Oinarrizko informazioa eman eta indarrean dauden hainbat uste hankaz gora jartzen ditu. Esaterako, minaren ingurukoak:  ez da hilekoaren berezko zerbait. Baizik eta, zerbait ondo ez doanaren seinale. Mina hiru faktorek sortzen dute.  Batetik, hormonen oreka falta. Bestetik utero-lepoaren flexibilitate falta zeinak odolaren jaitsiera zailtzen duen . Eta, hirugarrenik, mina jasanezina denean, espasmoak sortzeraino, patologiek eraginda izan daiteke.


 

Emma Arvidaren "There will be blood" bildumako argazkia Emma Arvidaren "There will be blood" bildumako argazkia

Gure kulturak txikitatik erakusten digu  lotsagarri bezala bizitzen, begi publikora izkutatu beharreko zerbait bezala sentiarazten. Zeren eta, hilerokoarekin mantxatzen bazara eta ingurukoek ikusten badute txarri bat zara, zikina. Iragarkiek ere indartu egiten duten irudi bat da. Produktu desberdinak saldu nahi izaten dizkigute hilerokoa besteen begietatik ezkutatzeko: txarto ez usintzeko, ez nabaritzeko, gure aluak garbi mantentzeko...


Tabú eta negatibitate guzti horri aurre egin eta salatzeko, hainbat ekimen sortu dira azken aldian. Emma Arvida Bystrom argazkilariak hilerokoaren tabuei desafio egiteko “There Will Be Blood” argazki bilduma osotu du. Bildumaren xedea da hilerokoa bizitza publikoan integratzea,  izkutatu beharreko zerbait izateari uzteko. Erakusteko, ez dela ezer gertatzen mantxatzeagatik, ez dela zerbait zikina.


Sarah Maple-en  "Izan hilerokoa harrotasunarekin" irudia ere oso ezagun eta polemikoan bilakatu da.“Uste dut lotsaren izugarrizko karga existitzen dela emakumearengan. Nire hilerokoarekin hasi nintzen guztiz izututa nengoen, sekulako umiliazioa zela pentsatzen nuen. Eta bizipen guzti horietan, zerbait kulturala dagoela pentsatzen dut" Obraren xedea da, beraz, hilerokora heltzear dauden edota hilerokoa duten nerabeek berak bizitako sentimendu ezkorrak ez sentitzea. “Gustatzen zait tabuez barre egitea  eta hori da egin dudana pinturarekin. Horren inguruko drama sortu nahi nuen, erlijio pintura klasikoetan bezala eta horregatik du erlijio altarearen forma. Ikusten dira denak hain alarmatuta eta shock egoeran, barrezka bukatzen duzula"


 

Facebook-eko “Visibilidad menstrual” orrialdearen helburua da hilerokoaren bisibilitatea sustatzea hainbat eremutan: eskolatan, lanean, jaietan, ekimenetan… “Ezagutzera ematea hilerokoarekin gaudela naturalitate osoarekin modu sinple eta praktiko batetan, pultsera edo brazalete gorri batekin. Elkarrizketa zabaltzea, galdetu ahal izatea nola sentitzen garen. Errespeturako eta tabuen desagerpenerako pausu bat da”. Madrileko Sangre Menstrual kolektiboak, bestalde, hainbat ekintza burutu zituen 2010an emakumeen gorputzen eta bizipenen inguruan ezarritako ikusezintasuna zein kontrola salatzeko”. Emakumeen gorputza espazio politiko bezala aldarrikatzen zuten, eta, horregatik, “Hilerokoaren Ikusgarritasunaren Aldeko Manifestua” (Manifiesto por la Visibilidad de la Regla” argitaratu eta hainbat kale ekintza antolatu zituzten.


Ezinbestekoa dugu gure gorputza ezagutzea eta, batzuetan, jasotzen ditugun mezuei entzungor egitea, gu geu izateko. Eta galdetzea zer garen, zer sentitzen dugun, nolakoak izan nahi dugun! Margoztu ditzagun kaleak gorriz!

 

https://www.youtube.com/watch?v=JcNcVfbpN_M

Beldur Barik 2013-ra hilerokoaren inguruan jasotako lana
Iragarkiek, telebistako programek, aldizkariek edota filmek gorputz eredu batzuk saltzen dizkigute, denak berdinak, neurri eta forma berberekoak: ile luze-luzedunak, 38 tailakoak, arropa garestiekin jantzitakoak, argalak, sekulako titiekin, bilorik gabekoak, azal leunekoak… Hori da saldu nahi diguten edertasun eredua eta ingurura begiratzen badugu existitzen ez dena. Eta horregatik, beti geratuko gara kanpoan. Argalegiak izatearren. Edo lodiegiak. Zuria ez den azal kolorea izatearrean, baina baita eguzkirik hartu ez izateagatik ere. Baxuak. Eta altuegiak. Titi bat bestea baino handiagoa duena, edo jausiak dituenak. Hortzak zuriak eta ilaran ez izateagatik.

Gorputz ezinezkoak jartzen dizkigute helmugan. Baina, jakin badakigu, iragarkietako gorputz horiek photoshoparekin guztiz manipulatuta daudela. Gezurretazkoak dira, plastikozkoak. Eta fikzio hori salatzeko, “La rueda invertida”  kolektiboak honako ekimen hau burutu zuen:

http://www.youtube.com/watch?v=BuXJtLFtqDA

“Modeloen irudiak neurri gabeko mugetara arte exageratzen dira, bizitasun guztia kentzera arte, beraien azalak plastikoan bilakatu arte. Ekintza honekin publizitateko argazkiak, benetako emakumeekin alderatu nahi izan ditugu. Plastikoa azalaren aurrez-aurre, errealitatearekin oso zerikusi gutxi duen modelo estetikoaren ideala".  Aldatutako irudi guzti horiek gure inguruaren eta gorputzen inguruko gure pertzepzioa alteratzen dutelako!

Iragarkiek hainbat produktu saldu nahi izaten dizkigute gorputz ezinezko horietara heldu ahal izateko. Sinistarazi nahi digute horietara helduz gero, arrakasta izango dugula, zoriontsuak izango garela. Printzipe urdina “lortuko”dugula, guztion inbidia izango garela. Aspaldiko post honetan eskakizun horiei barre egiten zioten hainbat ekimen ematen genituen ezagutzera:

http://www.youtube.com/watch?v=cn4Wd1hXkyQ

2011ko Beldur Barik lehiaketara aurkeztutako "Garena" lana.


Baina eskakizun guzti horiei erantzun behar izanak ez digu uzten gure edertasuna ikusten, bizitzako plazerrez gozatzea. Film batek zioen bezala, benetazko emakumeek kurbak dituzte. Eta baita estriak ere, eta zelulitisa… Benetako gorputzak, bizitza errealekoak, kaleetan ikusten ditugunak, ez dute zerikusirik telebistetan zein aldizkarietan ikusten ditugunekin, gorputz paisaia oso anitza delako. Proyecto Khalo web-guneak “Mujeres Tigre” post-a argitaratu zuen orain dela 2 aste eta modu natural batetan erakusten zuten, estriak zerbait ohikoak direla eta horregatik, gorputzek ez diotela ederrak izateari uzten. Ez dago akatsik. Gure "inperfekzioek" aparteko zerbait bilakatzen gaituztelako, besteengandik ezberdintzen gaituen zerbait. Utz diezaiogun gorputz uniformeak izateari, plastikozko manikiak izateari. Eta aniztu dezagun  gorputz paisaia!



Elkarbanatu gurekin, berezi egiten zaituen gorputzeko parte hori! Bialdu argazki bat edo komentatu idatzita gurekin, zer den gustatzen zaizuna, zergatik...


http://www.youtube.com/watch?v=Mlzf9BPHZYo
Las Crudas taldearen "Gordas" abestia

Eraldatu dezagun batera! Email bat jasoko duzu hileko berriak biltzen dituen boletinarekin. Izan zaitez lehena, guztiaz enteratzen!

Jarraitu gaitzazu
Sare Sozialetan!

Facebook Twitter RSS YouTube Instagram Telegram Spotify